Una España de nueve
© Getty Images

España recuperó el esplendor que la llevó a convertirse en campeona de Europa hace cuatro años, con una goleada ante Irlanda que despejó además ciertas incógnitas que acechaban la tranquilidad del grupo.

La baja del goleador histórico de la Roja, David Villa, abría un importante debate sobre un posible substituto, dada la discreta temporada de Fernando Torres con el Chelsea, que además, no anotaba un gol en partidos oficiales con la selección desde septiembre de 2010.

Luego del experimento de jugar sin un punta claro ante Italia (1-1), en el segundo asalto de esta Eurocopa 2012, Vicente del Bosque optó por dar confianza al Niño, aun después de sus infructuosos intentos ante la Squadra Azzurra, y no pudo responder de mejor manera. Abrió el marcador a los 4 minutos y completó un doblete que lo aupó a la tercera posición de los goleadores históricos de España, con 30 goles en 95 partidos, sólo por detrás de Raúl (44 en 102) y del líder, Villa (51 en 82).

"Era importante para él recuperar las sensaciones con el gol pero a estas alturas no vamos a descubrir nada de Torres. No tiene que reivindicarse un jugador que lleva tantos años a un grandísimo nivel. Es un crack", defendía su compañero de equipo Javi Martínez.

Toque y remate
Torres recuperó las sensaciones y su mejor versión de delantero veloz e inquietante en el área, jugando al límite del fuera de juego y siendo generoso en el pase a los compañeros. Quizá tanto que en algunas ocasiones, cuando su propio disparo pareciera la opción más fácil, optó por la asistencia. Volvió la España del toque y la posesión (66%), que tradujo su domino en remates (26), mejorando los números ante Italia (60% posesión y 18 disparos), en la que dejó en ciertos momentos la sensación de perderse en la combinación en lugar de tentar a la portería.

"Teníamos muchas ganas de que llegara este partido para desquitarnos del empate contra Italia y hemos visto a la España de siempre. Este es el camino a seguir", afirmó Torres tras el encuentro. “Lo bueno es que tenemos muy buenos jugadores y muchas opciones”, añadió.

La España que juega con un nueve puro fue mejor no solo porque recuperó el espíritu del valioso hombre que viste esa camiseta, sino porque hizo mejor a la pléyade de talento que le apoyaba desde el centro del campo.

Lo bueno es que España tiene muy buenos jugadores y muchas opciones.
Fernando Torres

Porque los Xavi, Andrés Iniesta, y David Silva encontraron esa referencia arriba que les completa y confirma como tres de los jugadores más en forma de esta Eurocopa. Porque ellos se sienten más cómodos dando el último pase, aunque la estadística nos deja una curiosa revolución. Y es que en esta particular tabla del torneo, por detrás de Cristiano Ronaldo, con 8 tiros a puerta, aparece Iniesta, con 5. Y antes de Torres (4) vemos a Xavi, con otros 5. Y luego está Silva, que es el líder en asistencias de la Euro (3) pero además ha probado suerte con cuatro tiros a puerta.

Confirman la confianza del delantero centro: “Muy buenos jugadores y muchas opciones”. La España sin nueve rescató un empate ante Italia, la España de 9 encarriló el camino a los cuartos de final. ¿Veremos una España de 10 en cotas más altas?