España sufre ante Croacia (1-0)
© AFP

Una España con pocas ideas, lejos de su categoría de campeona del mundo, tuvo que recurrir a un tanto a falta de tres minutos de Jesús Navas para derrotar a Croacia (1-0), en Gdansk, y pasar a cuartos de final de la Eurocopa 2012 como primera de grupo.

El gol del jugador del Sevilla llegó cuando España estaba pasando serios apuros ya que un eventual gol de los balcánicos la dejaba eliminada, porque Italia se estaba imponiendo a Irlanda (2-0 final) en el otro partido en Poznán, pero la victoria disipó cualquier riesgo.

La jugada del tanto la inició Cesc Fábregas, que hizo un pase preciso por alto a Andrés Iniesta a la derecha del área y el jugador barcelonista, solo ante el portero Stipe Pletikosa, esperó la llegada de Navas, que empujó el balón a la red con la portería vacía (87).

Con este sufrido triunfo, España terminó en primera posición del Grupo C, con siete puntos, por delante de Italia, segundo con cinco, que también se clasificó. Croacia fue tercera con cuatro, e Irlanda, última con cero.

España se enfrentará en cuartos de final, el sábado 23 junio en Donetsk (Ucrania) al segundo del Grupo D, que podría ser Francia, Inglaterra o Ucrania, que luchan por las dos primeras plazas de la llave en la última jornada, el martes.

Croacia, una tela de araña
En el minuto 12, España tuvo su primera aproximación seria a la portería croata, cuando David Silva lanzó un pase al hueco dentro del área, donde apareció Andrés Iniesta, que disparó suavemente, queriendo engañar al guardameta Stipe Pletikosa, que detuvo sin problemas.

Era la primera vez que la Roja sorprendía a la tupida defensa croata, que puso una tela de araña delante de su portero, con una doble línea de cuatro, para impedir que los hombres de Vicente del Bosque se encontraran cómodos en ataque.

España siguió mimando la pelota y tocándola una y otra vez en busca del fallo croata en defensa, que seguía con el muro puesto delante de Pletikosa, y logró encontrar otras tres ocasiones casi seguidas, con un disparo de Fernando Torres por la derecha (22) y dos lejanos de Sergio Ramos (23) y Gerard Piqué (25).

David Silva tuvo la suya en el minuto 30, con un remate sin potencia que fue mansamente a las manos de Pletikosa. España parecía encontrar más espacios con el paso de los minutos, pero sus disparos a puerta llegaban con cuentagotas.

Al equipo de Vicente del Bosque le faltaba decisión para rematar. Los toques continuos no se traducían en nada y Croacia esperaba tranquilo la llegada de un contragolpe, que llegó con una gran ocasión de los balcánicos en el minuto 59, pero Iker Casillas, con una gran parada evitó el tanto.

Cambios de estrategia
Luka Modric construyó un rápido contragolpe por la derecha, centró al área y apareció Ivan Rakitic, quien remató de cabeza y Casillas puso milagrosamente su mano para desviar el balón.

Esa acción hizo mover ficha a Del Bosque, que dio entrada a Jesús Navas para buscar entradas por la derecha, en sustitución de Fernando Torres.

Pero Croacia, que necesitaba la victoria para pasar a cuartos, también cambió su esquema con dos cambios para ser más ofensivos, Slave Bilic hizo entrar al delantero Nikica Jelavic en sustitución del lateral derecho Domagoj Vida.

A falta de 17 minutos, Del Bosque hizo entrar a Cesc Fábregas en lugar de Silva, como falso nueve, pero España estaba poco a poco perdiendo también el control de la pelota ante un equipo de Croacia que parecía crecerse.

Fue de nuevo Casillas el que salvó una nueva ocasión de Croacia a falta de 11 minutos, cuando Ivan Perisic remató solo en el área. Cuando más sufría España, llegó el gol de Navas, en un contragolpe, que llevó la tranquilidad al banquillo de la Roja y la frustración al bando croata.