Ramos: "Podemos lograr algo insuperable"
© AFP

Sergio Ramos, defensa de la selección española, recordó que España "ya ha hecho historia" en los últimos cuatro años y ahora tiene la posibilidad de conseguir algo "insuperable" en la final de la Eurocopa 2012 contra Italia, además de afirmar que "ojalá" puedan dar "esa alegría a todo el mundo".

"El domingo nos jugamos seguir poniendo nuestro trabajo a un nivel altísimo. Yo diría que casi insuperable, porque no lo ha conseguido ninguna selección y nosotros tenemos la posibilidad de lograrlo. Son muchos años de trabajo, de humildad y sacrificio. A pesar de lo que pueda pasar el domingo, España ya ha hecho historia", dijo en rueda de prensa en el estadio del Dínamo de Kiev.

"Esto no ha terminado, continúa y la guinda sería volver a ganar esta Eurocopa. Nosotros, por el trabajo de esta selección, nos podemos sentir muy orgullosos de todo el equipo. Si el domingo se pierde, que también puede pasar, que nos podamos ir a casa con la cabeza muy alta. Y si ganamos, que vivamos este éxito con todo nuestro país", continuó.

Sergio Ramos, que admitió que no tiene "muchas ganas" de llegar a los penaltis en la final del próximo domingo, recalcó que el equipo tiene "muchas ganas de ganar" y que, para eso, "hay que mantener la calma, la humildad y la ilusión de querer seguir haciendo las cosas bien y respetar a una gran selección como es Italia".

"Siempre te vienen a la cabeza recuerdos e imágenes cuando hemos tenido la oportunidad de vivir momentos inolvidables de celebración, la llegada a Madrid esperándote todo el país... Son momentos que te motivan. Ojalá podamos dar esa satisfacción y esa alegría a todo el mundo, llegar y volver a vivir esa sensación", añadió Sergio Ramos, campeón de Europa y del mundo con la selección española.

La fortaleza defensiva, clave
La Roja afronta la final con sólo un gol en contra en toda la Eurocopa 2012. "Ha sido fundamental todo el trabajo que se ha venido haciendo desde estos últimos años hasta ahora. Quizá se ha hecho ahora más hincapié en la parte defensiva, porque no se ha visto un juego claro dominador de España y ha habido más ocasiones de disputa entre nuestra defensa y los atacantes rivales", valoró.

"Y eso hace que se haya valorado más a la defensa. Estamos orgullosos de que se hable bien de nuestra gente, de nuestros futbolistas, que sigamos teniendo la portería como la menos goleada y espero que podamos terminar el campeonato así, porque sería muy bueno", prosiguió.

Ramos también elogió el fútbol de Andrés Iniesta: "Siempre lo he considerado el iluminado, uno de esos grandísimos jugadores que están tocados con una varita. Ha llegado en un estado de forma pletórico. Es un jugador que impone respeto al rival, porque todos se sienten orgullosos de que haya jugadores como Andrés que marcan la diferencia. Hace cosas que no hace nadie. Es un orgullo tenerlo".

El centrocampista de la Roja y el Barcelona, Cesc Fábregas, por su parte, destacó la confianza de la afición en el equipo y señaló que esperan darle una "gran satisfacción" en la final frente a Italia, un duelo que "va a demostrar claramente que es el mejor".

"Tenemos la suerte de tener un país muy futbolero, probablemente de los más que hay en el mundo. Siempre transmite más alegría y satisfacción ganar en los penaltis (en las semifinales del pasado miércoles frente a Portugal), pero creo que la gente se echó a la calle habiendo ganado a Francia, Irlanda...", recordó.

"En todo momento se han echado a la calle para ayudarnos y muchos, con muchas dificultades, han viajado aquí a apoyarnos. Para nosotros es una satisfacción saber que tenemos todo el país detrás. Siempre hemos notado ese calor hacia nosotros, hemos confiado en ellos y ellos en nosotros. No hay que dejarles de lado el domingo, esperamos poder dar una gran satisfacción y poder celebrarlo el lunes por Madrid", prosiguió.

Hacer más historia
Cesc consideró que tanto España como Italia "merecen estar en la final y ser campeones" el próximo domingo 1 de julio en Kiev. "El que gane va a demostrar claramente que es el mejor del torneo", opinó el centrocampista, que ya piensa en "poder hacer más historia con la selección, porque la historia ya la hemos hecho" con la consecución del título de la Eurocopa 2012.

En caso de victoria contra Italia, España se convertiría en la primera selección de la historia en hacer el triplete Eurocopa-Mundial-Eurocopa de forma consecutiva, tras haber sido campeón continental en 2008 y mundial en 2010.

"Lo que importa ahora mismo no es mi temporada ni la de nadie, sino que España sea campeona el domingo y que el lunes podamos festejarlo con toda la gente", respondió el futbolista, interrogado por su balance personal de esta campaña, en una rueda de prensa con mucha presencia de prensa en el estadio del Dínamo de Kiev.

Cesc fue uno de los protagonistas el pasado miércoles en la tanda de penaltis que clasificó a España para la final de la Eurocopa 2012. El cuerpo técnico le había puesto en el segundo puesto para lanzar, pero él le dijo a Vicente del Bosque que prefería tirar el quinto, como ya hizo ante Italia en 2008 y ahora frente a Portugal.

"Es cierto que fue así. Más que nada porque el último recuerdo que teníamos fue buenísimo contra Italia. Fue intuición. Y sabía, por los buenos recuerdos que traía todo y la confianza que tenía, que podía salir todo igual. Fue por esa seguridad. Tenía una intuición de que podía llegar a pasar lo mismo", repasó.

"Y así pasó. Cuando Sergio Ramos marcó el penalti hubo una liberación también, porque sabías que ibas por delante otra vez y que la presión era para Bruno Alves y Portugal. El penalti de Sergio fue un punto de inflexión en la tanda, porque era ya meter mucha presión a los portugueses", concluyó.

Fábregas añadió que la clave de la final de la Eurocopa contra Italia será "desactivar a Pirlo y a sus dos delanteros".

"La clave será desactivar a los dos delanteros de Italia y a Pirlo. Desactivando ese entramado ofensivo tenemos posibilidades", afirmó Fábregas en referencia a los atacantes Mario Balotelli y Antonio Cassano y al centrocampista de la Juventus.