Un sueño para Cabo Verde
© AFP

Cuando las 16 mejores selecciones nacionales del fútbol africano se reúnan en Sudáfrica en enero para disputar la fase final de la 29ª edición de la Copa Africana de Naciones, faltarán algunas de las figuras más rutilantes del continente, entre ellas Samuel Eto'o. El emblemático delantero perdió la posibilidad de participar en su séptima gran prueba del fútbol africano porque su equipo cayó a manos de uno de los contendientes más humildes, Cabo Verde. Los caboverdianos eliminaron a los Leones Indomables por un 3-2 global en la ronda final de la fase preliminar.

El mediocampista de Cabo Verde Odair Fortes se lesionó en la victoria por 2-0 en Praia en la ida y se perdió la derrota por 2-1 sufrida en Yaundé. Sin embargo, el jugador del Stade de Reims lleva ocupando un puesto regular en el equipo desde su primera convocatoria, en 2010, y muy posiblemente será titular en la aventura de los Tiburones Azules durante su debut en la fase final continental. FIFA.com conversó con el mediocampista, de 25 años, y le preguntó sobre esta nueva pujanza futbolística de la antigua colonia portuguesa. Fortes asegura que los suyos despliegan un juego rápido y fluido. "Somos muy sólidos en defensa, y veloces y oportunistas en ataque. Por esas razones, somos buenos a la contra".

Sin embargo, añade que no siempre se encierran atrás para dejar que el rival dicte el curso del partido. Este hecho quedó claro en la vuelta contra Camerún. Los locales necesitaban dos goles para seguir en la competición, pero los caboverdianos sorprendieron al público con un tanto en los primeros compases del máximo goleador del equipo durante la fase de clasificación de 2012, el delantero del Maritimo Heldon Nhuck Ramos. "Creo que además tenemos la técnica necesaria para imponer nuestro juego al rival. La selección posee una buena mezcla generacional. Nuestro capitán, Fernando Neves “Nando” ya ha cumplido 34 años, pero sigue con el mismo entusiasmo que cuando tenía 20. Contamos con buenos jugadores de clubes portugueses y del este de Europa, y también con Ryan Mendes [del Lille], que apunta muy alto".

Cabo Verde dejó escapar por diferencia de goles a favor de Malí el pase a la Copa Africana de Naciones 2012, celebrada en Gabón y Guinea Ecuatorial, pero Fortes comenta que la moral ha estado por las nubes desde entonces. "Empezamos a tener fe en nosotros mismos cuando derrotamos a Malí en nuestro primer clasificatorio para 2012. Esto nos proporcionó mucha seguridad. Aunque al final no conseguimos pasar a la fase final, sabíamos que clasificarnos para futuras ediciones no era un sueño imposible".

Para Fortes y el resto del equipo la recompensa a tanto trabajo se produjo al final de los 90 minutos en Yaundé. "Hemos hecho realidad nuestro sueño. Cuando era un chaval, todo el mundo en Cabo Verde solía animar a Senegal, un país que está muy cerca. Ahora espero que todo el mundo en Senegal [eliminado] anime a Cabo Verde. Aunque ya nos hemos clasificado, seguimos muy motivados. Iremos a Sudáfrica a ganar la competición. Creo que, a excepción de Costa de Marfil, ninguna selección africana es más fuerte que nosotros en estos momentos".

Aprendiendo a jugar en las calles de Praia
Como muchos futbolistas africanos, Fortes empezó a jugar al fútbol en la calle. "Jugaba en las calles de la capital, Praia. Pero también me gustaba mucho el fútbol sala, que es muy popular en Cabo Verde. Me sirvió para perfeccionar la técnica y adquirir velocidad y habilidad en el regate. Mi futbolista preferido ha sido siempre el gran brasileño Ronaldinho, y me miraba en él cuando era joven".

Para mejorar sus posibilidades de dedicarse profesionalmente al fútbol, Fortes se marchó a Francia con su tío en 2004, a la edad de 17 años. Primero pasó por el UJA Alfortville, en la quinta división francesa, y a continuación fichó por el Stade de Reims, en el que lleva cuatro años. Recibió la primera convocatoria para la selección en 2010, para un amistoso en Portugal contra Guinea-Bissau. "Antes de aquel año ya había mantenido contactos con el nuevo equipo técnico de la selección nacional, que dirige Lucio Antunes. Por supuesto que acepté. Desde entonces, he recibido convocatorias continuamente, excepto, lógicamente, durante la lesión".

Fortes, que juega en la banda, atribuye a Antunes, el técnico de 46 años, la mejoría y la fortaleza colectiva de la selección de Cabo Verde; una cohesión que sorprende, pues los Tiburones Azules reúnen jugadores de muchos países diferentes, muchos de los cuales ni siquiera nacieron en la isla del océano Atlántico. "Todo se debe al trabajo del seleccionador. Los jugadores no nos conocemos demasiado bien y, pese a todo, formamos un equipo realmente fuerte. Nuestro entrenador se merece todos los elogios por este logro", explicó Fortes.

Antunes guiará ahora a la selección en su debut en la Copa Africana de Naciones. Si su equipo juega tan bien como lo hizo en los dos partidos contra Camerún, la eliminación de los Leones Indomables no será la única sorpresa que los caboverdianos den al mundo.