Traoré, por la estabilidad de los Purasangres
© AFP

Tras perder por 1-0 en la ida en la República Centroafricana, Burkina Faso estuvo a punto de quedar apeada de la competición preliminar de la Copa Africana de Naciones de la CAF 2013. Pasados ya cinco minutos del tiempo de descuento, el marcador reflejaba un 2-1 para los locales, lo que en principio suponía la clasificación del rival merced al valor doble de los goles marcados en campo contrario. Pero cuando todo parecía perdido, surgió el joven ariete Alain Traoré, autor del tanto de la igualada en el minuto18, que sumó su segundo en el minuto 96, propiciando así la victoria de los suyos por 3-1 y el pase a Sudáfrica 2013 por un resultado global de 3-2.

El artillero del Lorient francés, de 23 años, describió a FIFA.com la alegría que sintió en ese preciso momento. "Fue una emoción muy grande", afirmó. "El hecho de ver puerta era muy importante para mí y para la selección nacional. Se nos criticó mucho después de la CAN 2012. El técnico Paulo Duarte, que había estado con nosotros durante años, fue sustituido y las cosas han sido bastante complicadas para los Purasangres. De modo que lograr el billete para la CAN fue un gran alivio para mí y para el equipo. Creo que proporcionó serenidad y estabilidad al fútbol de Burkina Faso".

Aunque el combinado no logró superar la fase de grupos en las ediciones de 2010 y 2012, con un solo empate en su haber y cuatro derrotas, Traoré está seguro de que su suerte puede cambiar en Sudáfrica, porque en su opinión hay grandes diferencias entre la formación actual y las anteriores. "Había muchos jugadores jóvenes en 2010. A todos nos faltaba experiencia. Año tras año, hemos adquirido madurez y confianza. La mayoría de nosotros juega en grandes campeonatos, y muchos somos titulares en clubes de renombre. Es algo muy novedoso para los Purasangres", explicó.

El delantero, cuyo hermano pequeño, Bertrand, también es internacional, cree que el conjunto será competitivo en la cita continental, que se disputará del 19 de enero al 10 de febrero de 2013. "Los Purasangres poseen un gran espíritu de equipo, nunca se dan por vencidos en la cancha, y cuentan con algunos jugadores brillantes". Sin embargo, Traoré confirmó que la selección también tendrá que superar algunos obstáculos. "Tendremos que permanecer unidos todo un mes, lo que nunca resulta sencillo".

Un grupo muy reñido
Aunque Traoré está convencido de que los suyos pueden dejar un buen sabor de boca, también es consciente de que no les resultará nada fácil, dado que Burkina Faso está encuadrada en el reñido Grupo C, con Nigeria, Etiopía y Zambia, la vigente campeona. "Nigeria es una potencia del fútbol africano. Hace mucho que no consiguen un gran triunfo, así que habrá que tener cuidado. Estoy seguro de que querrán sacarse la espina. Zambia se ciñó la corona en 2012. Dio la campanada y es muy impredecible. Etiopía es la gran desconocida para nosotros, pero sabemos que no consiguió el pase por casualidad".

Traoré declaró que no les ha hecho mella el cambio de seleccionador, después de que Duarte fuera sustituido por el belga Paul Put tras la decepcionante campaña en la CAN Gabón/Guinea Ecuatorial de principios de este año. "Cuando Paul Put asumió el cargo, decidió seguir la estela de Paulo Duarte. El combinado siguió siendo el mismo y las tácticas también. Siempre jugamos con un esquema 4-2-3-1, con un único delantero centro. No obstante, Duarte y Put no tienen en absoluto la misma manera de ser. Paulo Duarte solía hablar mucho durante los partidos, mientras que Paul Put es más reservado y prefiere dirigirse a sus hombres en el vestuario, durante el descanso".

El artillero fichó por el Auxerre procedente del centro de formación Planète Champion, y permaneció con el club durante siete temporadas, hasta que descendió de categoría y tuvo que marcharse al Lorient. A veces se le ha tachado de inconstante, porque ha pasado de periodos de gran brillantez a otros de anonimato absoluto sobre el césped. Pero él no está de acuerdo con estas críticas. "Me saca de quicio. Es como si cada vez que el Lorient no gana fuese culpa mía. Solo hay dos futbolistas que pueden ganar un partido 'ellos solitos': Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Durante los primeros encuentros de esta temporada, se notaba un gran entusiasmo, cada jugador quería ganarse la titularidad. Después, puede que hayamos perdido algo de ese entusiasmo inicial. Sin embargo, un punto positivo es que normalmente siempre marcamos por lo menos un gol. Este conjunto tiene calidad, solo necesitamos algo más de tiempo".