Lamouchi: "Asumimos la etiqueta de favoritos"
© AFP

Sabri Lamouchi, de 41 años, se estrena como entrenador, pero puede recurrir a la experiencia que le han proporcionado casi dos décadas como jugador para realizar su nueva tarea en la que tiene como objetivo guiar a Costa de Marfil hasta su segundo título continental en la fase final de la Copa Africana de Naciones que se celebrará entre enero y febrero. Los Elefantes han llegado a la gran final del campeonato dos veces en las cuatro últimas ediciones, pero la actual generación dorada corre el peligro de pasar a la historia sin haber cumplido lo mucho que prometía. El francés ha conversado con FIFA.com sobre ese equipo de gran talento y sobre el compromiso que personalmente ha asumido de llevar a sus hombres hasta el triunfo en la máxima competición africana.

¿Cuáles son sus planes de preparación para los Elefantes de cara a la Copa de Naciones?
Después de nuestra victoria en el encuentro del 15 de noviembre en Austria [3-0], me he quedado en Europa para ver algunos partidos y reunirme con varios jugadores, y seguiré aquí durante el resto de diciembre. El 5 de enero, nos reuniremos en París para tomar un avión rumbo a Abu Dhabi, donde el grupo ya se entrenó antes de la Copa Africana de Naciones de 2012. Estaremos allí hasta el día 16, y tengo programado un amistoso contra Egipto para el día 14.

La lista definitiva de 23 jugadores deberá presentarse diez días antes del comienzo de la competición. ¿Cuántos futbolistas están convocados para la concentración?
¡Veintitrés! Me he decantado por esta opción a pesar de que sé muy bien que cualquiera de ellos puede lesionarse. Lógicamente, tengo una lista de alternativas que recibirán una notificación mía, pero prefiero que se queden con sus clubes, porque de esta forma no dejarán de competir hasta que los necesite. Por lo que a mí respecta, el grupo está prácticamente formado.

A Didier Drogba se le ha denegado hace muy poco un traspaso de cesión especial tras el final de la temporada china, pero antes del mercado de fichajes. ¿Usted habría preferido un dictamen diferente?
Nunca hay mal que por bien no venga. Hay dos formas de considerar este asunto: si hubiera podido jugar en algún club antes de la Copa de Naciones, habría alcanzado un buen ritmo competitivo; por otro lado, el hecho de estar jugando habría incrementado las posibilidades de que sufriera una lesión, y su participación en la fase final habría peligrado. Didier es un gran profesional, y por eso mismo sé positivamente que estará listo para la competición. Es posible que tenga que tomar de nuevo el ritmo, pero es un jugador muy serio y se cuida mucho el tono físico.

El sorteo ha encuadrado a Costa de Marfil en el Grupo D con Túnez, Togo y Argelia. ¿Qué sabe de sus tres rivales?
Argelia y Túnez son dos equipos que despliegan un fútbol muy ofensivo, pero además tienen una zaga muy difícil de quebrar. Técnicamente, reúnen una gran calidad y a la vez poseen una gran inteligencia táctica y un juego colectivo muy bueno. Seguiré estudiándolos hasta que empiece la fase final. Togo, por su parte, tiene posibilidades de volver a llegar a lo más alto. Físicamente parece un equipo muy fuerte. Sea como fuere, nosotros debemos estar mejor que nunca si queremos ganar el grupo.

Costa de Marfil es una de las favoritas, ¿no deberían pensar en llegar hasta el final?
¡Por supuesto que formamos parte del grupo de favoritas! Estamos ahí con Zambia, la defensora del título; Ghana, muy regular desde hace muchos años; y, por supuesto, Sudáfrica, la nación anfitriona. Nosotros reconocemos y asumimos plenamente nuestra condición de favoritos. Cuando en mayo acepté el cargo de seleccionador de los Elefantes, era perfectamente consciente del nivel que tiene este equipo. Posee una calidad extraordinaria y jugadores que han ganado muchos títulos con sus clubes.

Pero ninguno con la selección nacional…
Es cierto; y eso a pesar de que el equipo lo reúne todo para conseguirlo. De una forma u otra, hasta ahora ha sido un desperdicio, y si esta generación nunca ganara nada, sería un desperdicio descomunal. Por eso, tenemos la ambición de conquistar la Copa de Naciones, y yo sé perfectamente que mis jugadores son más que capaces de lograrlo. Deben hacer suyo este proyecto, porque, para algunos, probablemente se trate de su última oportunidad de ganar esta competición. Tengo fe en este grupo.

¿No será que el equipo ha caído prisionero de sus propias expectativas y de su fantástica reputación?
Dos costamarfileños, Didier Drogba y Yaya Toure, figuran entre los cinco candidatos al título de mejor jugador africano del año. Además, Didier Drogba ha formado parte de la lista del Balón de Oro de la FIFA. Es decir, que el equipo tiene individualidades fantásticas. Pero el que debe marcar la diferencia es el grupo, no un puñado de jugadores. Fíjense en España: cuenta con grandes nombres como Iniesta, Villa, Xavi y Fàbregas y, sin embargo, de lo que siempre se habla es de su calidad como colectivo. No me malinterpreten: no estoy comparando Costa de Marfil con España. Es sólo un ejemplo que nos puede servir de estímulo.

Su nombramiento resultó bastante polémico, pero, desde que usted llegó, el equipo permanece imbatido, con un registro de cuatro victorias y dos empates. ¿Se ha ganado ya a los críticos?
Asumí todas las críticas y todas las dudas cuando acepté el cargo. Las entendí porque, al fin y al cabo, no poseía experiencia como entrenador. Jamás hay que ignorar las críticas. Pero he sido jugador muchos años, de manera que no soy novato en esto. Siempre hay una primera vez. No sé si he convencido a todo el mundo, pero quiero hacer cuanto esté en mi mano para ayudar a estos futbolistas a cumplir con este proyecto. Me juego la credibilidad.