Obi Mikel: "Nigeria está entre los favoritos"
© AFP

El centrocampista del Chelsea John Obi Mikel está convencido de que el seleccionador de Nigeria, Stephen Keshi, hará historia ganando la Copa Africana de Naciones 2013 como entrenador, después de proclamarse campeón de la edición de 1994 como jugador. Mikel insiste en que, con una buena preparación y determinación de los jugadores, las Súper Águilas podrían adjudicarse en Sudáfrica su tercer título continental. Aun así, no descarta que se produzcan sorpresas en el certamen, y señala como equipos a seguir a Zambia, defensora del título, y a Cabo Verde, verdugo de un cuádruple campeón, Camerún.

Usted se perdió la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010 por una lesión de rodilla. ¿Ganar la Copa Africana de Naciones en ese mismo país el año que viene compensaría aquella decepción?
A decir verdad, no, porque se trata de dos competiciones diferentes, y el Mundial es un torneo mucho más grande, el máximo sueño que pueda tener cualquier jugador. Perderme el Mundial de Sudáfrica fue frustrante, pero creo que tendré la ocasión de jugar otros Mundiales. La Copa de Naciones de 2013 es un torneo distinto, y espero ganar en ella mi primera medalla de campeón con Nigeria.

¿Qué deben hacer las Súper Águilas para conquistar una tercera Copa Africana de Naciones?
Tenemos que prepararnos bien, estar centrados y tomar muy en serio a todos los adversarios. También habrá que jugar como un equipo. En cuanto a cualidades individuales, tenemos de sobra, y el seleccionador Stephen Keshi ya ha ganado este torneo como jugador. Estoy seguro de que puede hacer historia ganándolo de nuevo como entrenador.

Usted se dispone a participar en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA, y se halla también inmerso en plena temporada de la Premier League inglesa. ¿No llegará cansado a la prueba africana?
No, en absoluto. Eso no va a tener ningún efecto negativo para mí, todo lo contrario, me permitirá llegar en forma y preparado a la Copa de Naciones.

¿Cómo describiría su primera Copa Africana de Naciones, la que jugó en Egipto en 2006?
Fue una experiencia maravillosa. Y fue estupendo conseguir la medalla de bronce en mi primera Copa de Naciones, cuando di el salto a la selección absoluta desde la sub-20.

Después de varios meses apartado del equipo, ¿cómo se sintió al reincorporarse en octubre, para el importantísimo encuentro de clasificación ante Liberia?
Bien, aunque también me mantuve en contacto con la selección cuando no iba convocado. Así que no me había quedado completamente al margen, siempre es un honor representar a mi patria.

¿Qué opinión le merecen sus adversarios de la primera ronda, Zambia, Burkina Faso y Etiopía?
Todos son rivales muy dignos, ya que se han clasificado para la Copa de Naciones. Por lo tanto, tenemos que tomarlos muy en serio, aunque yo situaría a Zambia por encima de Burkina Faso y Etiopía, ya que es la actual campeona.

¿Qué futbolista nigeriano le ha impresionado más este año, y por qué?
No quiero destacar a ningún jugador individual, todos lo estamos haciendo muy bien en nuestros clubes, así que no estoy en situación de decantarme por uno solo, todos estamos haciendo un juego fantástico.

¿Cuáles son sus principales favoritos para la Copa Africana de Naciones?
¡Nigeria, por supuesto! Ghana y Costa de Marfil también estarán ahí, y equipos como Cabo Verde y Zambia podrían plantear muchos problemas. Si los caboverdianos han sido capaces de frenar a Camerún, deben tener recursos para hacerlo. Así que habrá que tomarlos en serio.

Usted conoce bien a dos astros marfileños, Salomon Kalou y Didier Drogba, con los que compartió vestuario varios años en el Chelsea. ¿Ha hablado con ellos de la Copa Africana de Naciones?
Todavía no. Seguramente hablemos cuando se acerque el torneo.

Ya por último, ¿qué espera encontrar en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA de Japón, con el Chelsea?
Estoy encantado de estar en Japón con mi club para competir en este torneo de primer nivel, es todo un honor. Es la primera vez que el Chelsea participa, y espero que lo ganemos y sigamos haciendo historia aquí, en Japón, después de ganar en mayo la Liga de Campeones de la UEFA por primera vez.