Renard: "No subestimamos a nadie"
© AFP

Zambia empezará la defensa de su título continental el 19 de enero en la Copa Africana de Naciones de la CAF que se celebrará en Sudáfrica. Los Chipolopolo se coronaron campeones del continente en Libreville en febrero de 2012 al imponerse a la gran favorita de la competición, Costa de Marfil, por 8-7 en tanda de penales, tras un persistente empate a 0-0.

Ahora, casi un año después de aquella gesta, arrancarán su trayectoria por la nueva edición encuadrados en un grupo complicado. Sin embargo, el francés Herve Renard, de 44 años, seleccionador del combinado nacional zambiano, insiste en que los suyos están listos para defender el mayor logro de su historia.

Herve Renard, sus preparativos comenzaron el sábado 15 de diciembre en Lusaka y durarán aproximadamente seis semanas. ¿Cuál es el plan de preparación?
La primera parte se efectuará con los jugadores de la liga nacional y con los que juegan en el TP Mazembe y en China. El 22 de diciembre, nos enfrentaremos a Tanzania en Dar es Salam. A continuación, daremos a los muchachos tres días de descanso, y volveremos a reunirnos el 26 de diciembre en Johannesburgo. El resto de los jugadores, los que se encuentran en Inglaterra y los demás, irán uniéndose a nosotros gradualmente, y el grupo estará completo el 8 de enero. Disputaremos como mínimo tres amistosos: el 5 de enero probablemente contra Suazilandia, el día 8 contra Marruecos, y luego regresaremos a casa para la visita de Noruega en Ndola del día 12. Es posible que añadamos otro partido en Johannesburgo el día 15.

Como actuales campeones, ¿se plantean defender el trofeo hasta el final?
Por supuesto. Es lo lógico, ¿no? Cumpliremos con nuestras responsabilidades aunque no figuremos entre los favoritos de esta competición. Yo suelo decir que, en la Copa Africana de Naciones 2012, éramos el mejor equipo en liza, pero no necesariamente el mejor de África. Haremos todo lo que podamos para llegar lo más lejos posible y, por descontado, para revalidar el título.

En su opinión, ¿quién es el favorito?
Costa de Marfil. Pero además de dicha selección y de Zambia, hay varios equipos que pueden ganar: Ghana, Sudáfrica y grandes tapados como Túnez, Malí, Argelia y Nigeria.

¿Tuvo la impresión en 2012 de que se infravaloraba a su equipo?
Sinceramente, no. Zambia se mantiene muy competitiva en África desde hace 20 años. Ha estado presente habitualmente en las fases finales, y a menudo ha pasado de ronda. No obstante, nuestra victoria sorprendería a mucha gente porque muy pocos imaginaban que llegaríamos tan lejos. Pero yo sabía que podíamos conseguir algo grande. Ahora nos concentramos en la primera fase, porque lo que nos espera parece complicado.

¿Quién es su principal rival en el Grupo C?
Yo no subestimo a nadie. No me fío de Etiopía, que eliminó a Benín y a Sudán y es un equipo difícil de encarar. Sin embargo, nuestros grandes rivales son Burkina Faso, que tiene a dos jugadores excelentes individualmente, Alain Traore y Jonathan Pitroipa; y por supuesto Nigeria, con Stephen Keshi, que ha terminado un año 2012 más que satisfactorio. Los nigerianos estuvieron ausentes de la pasada edición y querrán convertir su regreso en una ocasión muy señalada.

¿La victoria en Libreville confirió fortaleza a su equipo?
Sin duda alguna, Zambia empezó a despegar. Hemos madurado, tenemos más seguridad en nosotros mismos. Son avances. En el amistoso donde derrotamos a Sudáfrica [1-0] en noviembre, me di cuenta de que se confirmaban mis impresiones. Después de la Copa Africana de Naciones, volvimos a imponernos a Ghana [1-0] en un clasificatorio para Brasil 2014 cuatro meses después de haber vencido a esa misma selección en las semifinales de la Copa Africana [1-0]. Son sólo unos ejemplos.

¿Su equipo presentará grandes cambios?

No. El grupo será el mismo en un 80 u 85%. Pero le añadiremos jugadores tan importantes como Emmanuel Mbola [FC Porto], sancionado para la edición de 2012; y Jacob Mulenga [FC Utrecht], Collins Mbesuma [Orlando Pirates] y William Njovu [Hapoel Be’er Sheva], quienes no acudieron a Guinea Ecuatorial y Gabón por razones deportivas.

Después del triunfo en Libreville, usted recibió varias ofertas de trabajo y algunas de ellas muy lucrativas. ¿Siguen llegándole?
Sí, me llegan ofertas del golfo Pérsico y también de China. Podría estar ganando más dinero en cualquier otra parte, pero tengo un proyecto que cumplir en Zambia. También es verdad que, en junio, cuando no me pagaban y a la selección no se le proporcionaban las mejores condiciones, como el transporte, amenacé con marcharme. Desde entonces, las cosas se han arreglado. Posiblemente incluso amplíe mi contrato, que expirará en julio de 2014. Aquí nadie interfiere en mis decisiones. Me encanta trabajar con mis jugadores, pese a lo duro que soy con ellos, y me he pasado muchísimo tiempo buscando futbolistas jóvenes. En Zambia impera el gusto por el fútbol ofensivo, que yo comparto, y adoro el país. La gente es tranquila y pacífica.

Sin embargo, no parece que los clubes de su país natal, Francia, se hayan mostrado demasiado interesados en usted…
Suele pasar. Cuando entrenas en África, algunos no te conceden demasiada credibilidad. Y pese a todo, tenemos a hombres como Eric Gerets, Paul Le Guen o Vahid Halilhodzic que han triunfado y triunfan en este continente. Pero ya me lo esperaba. Al fin y al cabo, los directivos de los clubes franceses puede que no tengan una mentalidad lo suficientemente abierta como para fijarse bien en lo que pasa en África.