De la Torre: "Plasmar nuestro crecimiento en la mayor"
© EFE

Tras conseguir distintos logros con sus seleccionados juveniles, el fútbol mexicano apuesta fuerte a pegar un salto de calidad en los próximos dos años. Y para lograrlo ha confiado sus riendas a José Manuel De la Torre, quien parece estar en el buen camino: ya obtuvo la Copa Oro de la CONCACAF, el consecuente pasaje a la Copa FIFA Confederaciones y una cómoda clasificación al hexagonal final de la eliminatoria rumbo a la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™.  

Mientras se prepara para comenzar la etapa decisiva del clasificatorio mundialista, el entrenador del Tri dialogó en exclusiva con FIFA.com acerca del Festival de Campeones de Brasil, el presente de Javier Chicharito Hernández y su anhelo máximo como profesional: “Llevar el nombre de México a lo más alto”.

Chepo, este año México irá a Brasil a disputar la Copa FIFA Confederaciones. ¿Con qué expectativas?
Para nosotros es muy importante tener una competición de esta índole. No deja de ser un torneo muy fuerte con los campeones de cada confederación, lo que nos servirá para darnos cuenta en qué nivel estamos futbolísticamente. Va a ser muy complicado, claro, pero tenemos expectativas bien altas. México viene creciendo fuerte desde hace tiempo y lo que necesitamos es manifestarlo en torneos importantes y a nivel de selección mayor.

Desde lo grupal, el torneo le permitirá ensamblar un grupo al que se han unido muchos jóvenes.
¡Desde luego! Va a ser una buena manera de medir a esos jóvenes que vienen forjando su camino, ver si tienen su alcance o no. Sé que aún falta tiempo, por lo que es complicado decir quiénes pueden estar o no, pero hay muchos chicos pidiendo un lugar en el equipo. Para nosotros será complicado tomar esas decisiones, pero será un parámetro importante.

¿En qué más puede servirle el torneo? ¿En la logística de cara a la Copa Mundial de la FIFA?
Sí, también. Vamos a estar en las mismas fechas en las que se jugará el Mundial de 2014, lo que nos puede dar una idea de todo lo que se nos puede presentar en un futuro. Pero guardando distancias, porque aún no hemos conseguido el boleto. Vamos a ser prudentes, aunque sí es una antesala al mundial.

¿En qué nivel se encuentra el fútbol de la CONCACAF actualmente?
Ha crecido mucho. De hecho, en los Juegos Olímpicos vimos que dos equipos del área llegaron hasta las instancias finales (ndlr: Honduras fue eliminado en cuartos de final). Fueron dignos rivales, y México se llevó la medalla de oro. Eso nos pone en alto en CONCACAF. La región viene forzando poco a poco, levantando su nivel, y eso nos ayuda a la hora de competir contra equipos de otras confederaciones.

México ha ganado títulos en juveniles, pero aún no ha logrado dar el salto a nivel de mayores. ¿Qué falta para conseguirlo?
Consolidarlo. Esto forma parte de un proceso que lleva mucho tiempo, en el que tanto los directivos como los dueños se han dado la tarea de invertir un poco más en fuerzas básicas, de preparar mejor la gente, de tener mayor competición a nivel internacional. Eso ha ayudado a que México tenga esos resultados a nivel juveniles, pero todo ese proceso hay que capitalizarlo en la selección mayor. Como hablábamos en un inicio, se van a presentar competiciones en las que podemos ir viendo y aprovechando a esos jóvenes. Creo que pueden ayudarnos mucho a dar ese paso que México necesita para ponerse en un ámbito de vanguardia en el fútbol.

De hecho, ha utilizado a varios campeones olímpicos en la última fecha de las eliminatorias. ¿Cómo ha visto su adaptación?
Muy bien, hemos estado muy cerca de ellos en todos los procesos: desde la sub-17 hasta la sub-23. Estamos en continua comunicación, presentes en sus entrenamientos y en sus competencias. Eso nos da una mejor información y conocimiento del jugador.  Ellos saben que en cualquier momento pueden dar el paso. Por eso tuvieron participación en el partido con El Salvador y lo hicieron bien. Son jóvenes que ya han tenido mucha experiencia internacional, que se paran en cualquier campo contra cualquier rival y juegan de la misma manera como lo harían en México. Ha sido bastante agradable. Irlos poniendo poco a poco cuando se ha presentado la oportunidad ha sido bueno: se han ido consolidando y se van adaptando a lo que es ya selección mayor. Por supuesto, nosotros los visualizamos en un futuro ahí.

Con mayor experiencia, hay un delantero de su equipo que afronta un momento particular: la prensa local ha tratado a Javier Hernández de maneras muy dispares últimamente. ¿Cómo se trabaja psicológicamente en el jugador para que eso no afecte su rendimiento?
El Chicharito tiene una gran mentalidad. Independientemente de que haga un muy buen partido y un par de tantos, o no meta ninguno, sigue siendo el mismo. Es un muchacho muy fuerte, que no da una pelota por perdida. Insiste e insiste. Lo vemos constantemente en el Manchester. No le importa mucho lo que diga la prensa, cuando se lo ha criticado se ha mantenido en el mismo camino, sigue siendo un futbolista que se entrega del todo para la selección. Y eso lo vuelve a poner siempre en posición de mantenerse con buenas actuaciones y de marcar goles. Digan lo que digan, sigue siendo el mismo muchacho.

Se viene el hexagonal final de la CONCACAF. ¿Lo afronta con un peso extra por estar considerado el gigante de la región?
Hay que ser realistas, siempre vamos a estar en esa situación. A mí no me gusta ponerle ningún sobrenombre al equipo. Creo que lo único que nos pone en ese lugar es conseguir buenos resultados. Por supuesto que el crecimiento del área complica la clasificación. No va a ser fácil, pero México lo sabe y siempre se ha adaptado para tratar de sacar los resultados que se buscan. En este caso el objetivo es conseguir un boleto al mundial. Lo que pasó y lo que se hizo ya está atrás. No sirve más, no vale. Pero nos da un respaldo como argumento de trabajo que tenemos que estar revalidando constantemente. Eso nos obliga a prepararnos mejor y no dejar ningún detalle a la deriva.

Por primera vez en mucho tiempo, México parece contar con un excedente de jugadores en la ofensiva. ¿Cómo se hace para mantener a tantos futbolistas conformes sabiendo que no hay lugar para todos?
El jugador, está claro, sabe que la competencia es fuerte. Y que lo que hagan principalmente en sus equipos es lo que se va a ver reflejado en la selección nacional. Es su boleto de llamado. Siempre hemos tenido una muy buena comunicación con los otros técnicos para saber qué es lo que está pasando con ellos, cuáles han sido sus comportamientos y reacciones ante diferentes circunstancias. Eso nos ayuda a tener los mejores elementos dentro de selección nacional. Ellos lo saben, lo hemos platicado constantemente y bueno, el problema va a ser decidir siempre a quién llamar. ¡Más vale tener esos problemas a no tener a quién llamar!

Desde 1986 que México no logra jugar ese famoso quinto partido en la Copa Mundial de la FIFA. ¿Es una motivación extra para usted dejar su nombre como el primer entrenador que lo consigue en tanto tiempo?
No se trata de poner mi nombre ahí arriba, sino el de México. Que el mexicano se dé cuenta de que puede lograr cualquier objetivo, como hizo en los Juegos Olímpicos. Sí, soy mesurado, no me gusta adelantarme a muchas cosas. Pero bueno, siempre vamos a soñar con el máximo objetivo. Y en este caso, no es la excepción.