Gyan: "Podemos romper el maleficio"
© AFP

La relación de Asamoah Gyan con su combinado nacional está marcada por los sentimientos contradictorios. Sin embargo, el delantero se muestra optimista acerca de las posibilidades de Ghana de adjudicarse su quinto título continental este mes, en la Copa Africana de Naciones. Las Estrellas Negras, campeonas de África en 1963, 1965, 1978 y 1982, han alcanzado las semifinales de las tres últimas ediciones del torneo, y están deseosas de romper el maleficio que parece afectarles en el certamen y superar a los otros quince equipos que competirán en Sudáfrica.

Gyan, que se dispone a participar por cuarta vez consecutiva en la prueba continental, tan solo suma cinco goles en la fase final, pero insiste en que su récord de 28 dianas en 60 partidos con las Estrellas Negras es suficiente para acallar las críticas. “No estoy preocupado, porque tengo un promedio goleador impresionante con la selección”, explica a FIFA.com. “Es natural que la gente espere que un delantero marque, pero eso no ocurre siempre. A veces hay que crear ocasiones para que otros también marquen. Yo siempre me esfuerzo al máximo para ayudar a que el equipo gane”.

Gyan, de 27 años, aún no había nacido la última vez que Ghana conquistó un gran trofeo en la categoría absoluta, pero afirma que el ambiente que impera en el plantel es positivo, y que su meta es dar continuidad a los logros obtenidos en los últimos tiempos. “Tengo muchas esperanzas de que podamos romper el maleficio y poner fin a esta larga espera por el título africano”, admite.

De nuevo entre las Estrellas
El ariete del Al Ain ha renunciado a la selección dos veces, después de recibir críticas de sus seguidores (la última de ellas tras la competición celebrada el año pasado en Gabón y Guinea Ecuatorial), pero regresó a los pocos meses. No obstante, el capitán ghanés siempre ha tenido una relación muy estrecha con sus compañeros, y en general Ghana ha sabido responder bajo la dirección de líderes como el legendario Abedi Ayew Pelé, Stephen Appiah y, más recientemente, John Mensah. Gyan se toma muy en serio ese legado. “Siento un enorme respeto por Appiah. Fue un gran líder en los dos aspectos, tanto dentro como fuera de la cancha, y Mensah también. Me enseñaron mucho, y, con el apoyo de mis compañeros, debemos rendir al máximo”, señala.

No volveré a lanzar penales con Ghana. Mi madre me aconsejó que no lo hiciera, y como ya no está tengo que seguir su consejo.
Asamoah Gyan.

Para poder coronarse en Sudáfrica, las Estrellas Negras tendrán que superar primero a adversarios históricos —Malí, la RD del Congo y Níger— en el Grupo B, con sede en Puerto Elizabeth. En opinión de Gyan, la liguilla supondrá un examen exigente, incluso antes de poder pensar en pesos pesados como Costa de Marfil, Nigeria y la vigente campeona, Zambia. Los malienses, por ejemplo, ya arrebataron la medalla de bronce a Ghana en la última edición. “En este nivel no puede subestimarse a ningún rival. Los cuatro equipos del grupo son aspirantes fuertes. Ya nos enfrentamos a Malí en la edición de 2012, y vimos su rendimiento. Níger, aunque no sea un grande, tiene un equipo potente, y puede dar la campanada en cualquier momento”, indica.

Antes de llegar a Sudáfrica, los ghaneses se concentrarán en Abu Dhabi, donde el artillero está considerado un ídolo por su desempeño con el conjunto de la ciudad, el Al Ain. El ex jugador de Udinese, Módena, Rennes y Sunderland es actualmente el máximo realizador, a un solo tanto de los 22 que materializó la temporada pasada, y el último ejercicio probablemente haya sido el mejor de su carrera, al ganar su primer título y proclamarse bota de oro. Tras conseguir esos dos hitos con el Al Ain, se convirtió en capitán de la selección ghanesa. Pese a todo, sufrió un duro revés pocos días después de aceptar el brazalete: el fallecimiento de su madre, en un accidente de tráfico. “[2012] ha sido un año positivo para mi carrera, aunque con momentos buenos y malos. Perder a mi madre fue un gran golpe. Pero soy fuerte psicológicamente, y ahora estoy centrado”.

Regreso a Sudáfrica
Sudáfrica no fue un escenario propicio para Gyan en 2010, ya que el penal que falló al filo del pitido final frente a Uruguay en la Copa Mundial de la FIFA™ costó a su país una clasificación para semifinales que hubiera sido histórica. Y tras errar otra vez ante Zambia, futura campeona, en la Copa Africana de Naciones del año pasado, el atacante prefiere no volver a lanzar. De sus 21 goles con el Al Ain esta campaña, seis fueron desde los once metros, pero los dos fallos en la selección siguen afectándole. “No volveré a lanzar penales con Ghana. Mi madre me aconsejó que no lo hiciera, y como ya no está tengo que seguir su consejo”.

Gyan no actuó en los dos encuentros de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ jugados por Ghana, contra Lesotho y Zambia, debido al exilio que él mismo se impuso, pero ahora se compromete a entregarse al máximo en los partidos que faltan para dar a los suyos una tercera participación consecutiva en la cita mundialista.