Jemaa: "Quiero llegar hasta el final"
© AFP

El sábado 19 de enero empieza a rodar el balón en la Copa Africana de Naciones 2013, que supondrá la quinta participación del tunecino Issam Jemaa en el certamen. Están en juego el título africano y la consiguiente clasificación para la Copa FIFA Confederaciones, de modo que el futbolista, de 28 años, no oculta su intención de entregarse al máximo para conseguir la victoria.

El delantero, oriundo de Gabes, ha conocido muchos altibajos a lo largo de su carrera. Tras dar sus primeros pasos en un grande de su país, el Espérance, recaló posteriormente en Francia, donde vistió los colores de cuatro clubes diferentes en siete años, hasta asentarse al fin en el golfo Pérsico, con el Al Kuwait SC, donde se proclamó campeón de la Copa de la AFC el año pasado. Ahora, y con el aval de ese título, el curtido ariete aspira a conducir a su selección a lo más alto del escalafón continental.

Un comienzo deslumbrante
Después de pasar tan solo dos años en el Espérance, el joven Issam Jemaa fue convocado por el seleccionador nacional, Roger Lemerre, para viajar a la Copa FIFA Confederaciones 2005. Jemaa saltó al campo en el transcurso del tercer y último partido de Túnez en aquel torneo, frente a Australia, y así comenzó su carrera internacional.

Jemaa recuerda cómo fue aquel día en declaraciones a FIFA.com: “Me había incorporado al equipo poco después de que ganase la Copa Africana de Naciones por primera vez. Lemerre tenía mucha fe en mí, acababa de fichar por el Lens francés y ya me encontré con la ocasión de jugar. La Copa Confederaciones me benefició mucho”.

Luego pasa a hablarnos de su etapa en varios clubes franceses, Lens, Caen, Auxerre y Brest. El artillero, de 1,85 m de estatura, se muestra igualmente efusivo: “Tengo recuerdos maravillosos de mi época en Francia, sobre todo con el Lens, un gran club en el que viví momentos fantásticos”.

“Es un equipo que me dio mucho”, añade, “y aprendí mucho. Conocí a mucha gente que me ayudó de verdad, sobre todo el presidente, Gervais Martel. Mis mejores recuerdos del país son de aquella época en el Lens”.

Decepciones durante el camino
Francia representó un trampolín, pero también fue el escenario de su mayor decepción. Una lesión sufrida en un partido en casa lo dejó fuera de la lista de candidatos a participar en la Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006. Posteriormente, su sueño de desquitarse compitiendo en Sudáfrica 2010 se vendría abajo por culpa de un gol del mozambiqueño Dário Monteiro en la competición preliminar.

“En 2006”, explica Jemaa, “me lesioné una semana antes del primer partido del Mundial, en aquel momento me afectó mucho. Pero intenté ver el aspecto positivo, y me obligué a esforzarme al máximo para tener otra oportunidad”.

No obstante, Mozambique se interpuso en su trayectoria, y derrotó a Túnez en su último encuentro de clasificación para Sudáfrica 2010. Él quedó desolado: “¡No sé qué decirle!”, se lamenta. “Hasta entonces no habíamos perdido ningún partido, y todo iba bien hasta el minuto 83. Pero nos replegamos demasiado, nos vimos sometidos a presión y luego recibimos un gol que nos eliminó”.

A pesar de esos reveses, el trotamundos Jemaa prefiere centrarse en el futuro, que se presenta prometedor. Túnez ha empezado con buen pie su campaña clasificatoria de Brasil 2014, al ganar sus dos primeros partidos del Grupo B, con un gol suyo en cada uno. El atacante, que también vio puerta en las competiciones preliminares de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, apuesta por la cautela, aunque está esperanzado. “No estamos en un grupo fácil”, señala. “Hemos jugado dos partidos, somos líderes, y vamos bien. Ahora tenemos que seguir en la misma línea para llegar a la última ronda y aumentar nuestras probabilidades”.

Sueño continental
El actual técnico de Túnez, Sami Trabelsi, ha reunido a un plantel muy experimentado con el objetivo de conquistar la gloria continental. Jemaa, que ya ha participado en cuatro ediciones, confía en ceñirse este año por primera vez los laureles y dar a su país su segundo título de la prueba. “Mi primera participación en la Copa Africana de Naciones fue en 2006”, cuenta. “Tengo recuerdos asombrosos de la competición, aunque por aquel entonces todavía no era titular. Es un torneo que tiene un sabor especial, y espero hacer un buen papel en Sudáfrica”.

Con todo, las Águilas de Cartago no lo tendrán fácil. Están englobadas en el Grupo D, junto a dos rivales de la talla de Costa de Marfil y Togo. Su primera cita, el martes ante su vecina Argelia, también será a buen seguro un choque muy reñido. Jemaa y sus compañeros están obligados a ir a por todas en este duelo de rivalidad magrebí: “Si queremos empezar bien hay que ganar el primer partido”.

“Vencer a Argelia sería muy importante para nuestra moral”, continúa. “Todos los partidos de esta liguilla serán igual de difíciles, y todo está bastante equilibrado. Espero que estemos totalmente centrados en el plano psicológico y físico, y que podamos llegar hasta el final”.

La preparación mental y la física son importantes, pero Issam Jemaa cuenta además con otra baza: la experiencia de un delantero que ya ha actuado cuatro veces en el mayor torneo continental. Así pues, cuando salte al campo la semana que viene, lo dará todo para poder levantar el trofeo el 10 de febrero.