Musonda, el cabeza de familia
© Getty Images

Joseph Musonda, todo un veterano muy respetado en el seno de la "familia" zambiana, refleja a la perfección la fe y el estado de ánimo de los Chipolopolo en vísperas de su entrada en liza en la Copa Africana de Naciones 2013. La vigente campeona confía en sí misma, a pesar de los preocupantes resultados recientes.

Por una parte está la presión de defender el título, y por otra la comodidad de jugar en terreno conocido. Cuando Jacob Mulenga reveló que "como es lógico, los focos apuntan a la vigente campeona", su amigo y compañero Joseph Musonda equilibró la balanza. "Disputar esta CAN en Sudáfrica es como jugar en casa. Nos sentimos muy a gusto aquí y nuestra afición será muy numerosa ", confesó a FIFA.com el defensa central, que ya suma 73 internacionalidades.

Una de cal y otra de arena. La situación parece compensada para el grupo que dirige Hervé Renard, defensor a ultranza de la estabilidad y la serenidad. "Vivimos sin estrés, en un ambiente de cohesión que es nuestra gran baza. Estamos unidos, listos para luchar el uno por el otro, sin echarnos presiones inútiles sobre los hombros", confirmó Musonda, el sabio integrante de los Chipolopolo.

A escasos días de emprender la defensa de su corona, la inesperada reina de África mantiene la fe y la solidaridad que el año pasado le permitieron privar a Costa de Marfil de un triunfo que parecía seguro. Zambia ha dado signos de inconsistencia de cara al gol en sus cuatro últimos choques. De hecho, no ha sido capaz de marcar ni un solo tanto. Lo que ha provocado cierta inquietud y ha disparado el escepticismo hasta cotas insólitas habida cuenta de las recientes decepciones, incluidos los amistosos. "El equipo ha cambiado poco desde hace un año, pero seguimos cometiendo errores, como en los últimos encuentros", admitió Musonda, también presente en la cita continental de 2012. "Es algo que debemos corregir, y para eso sirve la preparación. Estaremos listos para el primer partido porque nos estamos esforzando al máximo en los entrenamientos".

A más presión, más esfuerzo
"Estamos trabajando más a conciencia que en la concentración previa a la última CAN", declaró el jugador del Lamontville Golden Arrows sudafricano, antes de explicar el motivo de esta febril actividad. "Todo el mundo va a querer ganarnos, ya no somos los modestos, sino el equipo a batir. Muchas selecciones aspiran al triunfo final, cada partido será una batalla y tenemos que plantar cara. Estamos listos para el combate, el cuerpo técnico nos sigue impulsando a ir más allá y eso nos beneficia".

Bicampeón de Zambia con el Nkana Football Club en 1999 y 2001, Musonda lleva ya cinco años en Durban, y por lo tanto se sentirá como en casa en la CAN 2013. De vuelta sobre el terreno de juego hace cuatro meses tras la lesión sufrida contra los Elefantes en la final victoriosa disputada en Libreville, aseguró tener "muchas ganas de estar ahí. Esta CAN es muy especial para mí", apuntó ansioso por repetir la gesta de Gabón/Guinea Ecuatorial 2012. "Tenemos confianza en nosotros mismos", aseveró.

Hervé Renard también tiene fe en sus pupilos. "Muchos entendidos no creen que podamos revalidar el título y no quieren arriesgar en los pronósticos", afirmó el técnico francés. "Resulta más fácil decir que Zambia no volverá a ganar nunca más la Copa Africana". Para Renard, su primer compromiso es muy importante: "Es crucial arrancar la competición con una victoria, como el año pasado". Una opinión que también comparte el defensa, de 35 años de edad: "Debemos ganar contra Etiopía, es muy importante".

Para dar el do de pecho desde el primer momento, Musonda no ha querido dejar nada al azar, y el 27 de diciembre se incorporó a la primera fase de la concentración. La selección abordó la recta final de los preparativos con un amistoso contra Noruega (0-0) celebrado el 12 de enero. Un resultado que en absoluto preocupa al veterano zaguero, dado que él conoce bien la receta del éxito de 2012 y aspira a aplicarla de nuevo en 2013: "Este grupo es una familia", concluyó. Y el patriarca Musonda es su cabeza visible y su guía para encontrar el camino.