La gran fiesta del fútbol africano
© AFP

El mundo se prepara para asistir, a partir de este sábado, a la 29ª edición de la Copa Africana de Naciones, una prueba que a buen seguro deparará de nuevo emoción y sorpresas. Hace un año, en Gabón y Guinea Ecuatorial, Zambia sorprendió a propios y extraños al ceñirse los laureles por primera vez en su historia, tras imponerse a Ghana y Costa de Marfil. Así pues, los Chipolopolo afrontan el torneo entre los favoritos, al igual que sus adversarios derrotados, ahora con el objetivo de representar a su continente en la Copa FIFA Confederaciones Brasil 2013. Otros equipos que aspiran a estar en la final del 10 de febrero, en el Soccer City de Johannesburgo, son Nigeria, campeona en dos ocasiones; Malí, tercero el año pasado; y el anfitrión, Sudáfrica, que alzó su único título de la Copa Africana de Naciones en 1996, ante su público.

Los favoritos
Zambia
volverá a estar dirigida por el técnico francés Hervé Renard, un gran motivador de sus hombres, y dispone de una formación más potente si cabe que el año pasado. No obstante, tan solo ha ganado tres de los once partidos que disputó desde el triunfo cosechado entonces sobre Costa de Marfil en los penales de la final, y para obtener la clasificación se vio obligada a pasar también por los lanzamientos desde los once metros, ante Uganda (9-8). Pero una cosa es segura: si vuelven a tener que resolver un encuentro de este modo, a sus jugadores no les temblará el pulso. El campeón se estrena en el Grupo C frente a Etiopía, que regresa al certamen después de 31 años, y luego se medirá con Nigeria, en un choque que podría ser decisivo para decidir quién se adjudica la liguilla.

No cabe duda de que cualquier tropiezo de los zambianos será aprovechado por Costa de Marfil y Ghana, los dos equipos más experimentados y elogiados del continente. Ambos estuvieron en las dos últimas Copas Mundiales de la FIFA™ y se auparon a las semifinales de tres de las cuatro últimas Copas Africanas de Naciones. Pese a todo, no se hallan en una posición nada cómoda. Los Elefantes, entrenados ahora por el francés Sabri Lamouchi, en su primera incursión en los banquillos, quieren ganar a toda costa un trofeo internacional para Didier Drogba, de 34 años, quien podría estar ante su última competición. El último de los cuatro títulos continentales ghaneses se remonta a su vez a 1982.

Otros aspirantes
Malí
se colgó el bronce en la anterior edición, pero suele rendir por debajo del nivel que se supone a un equipo repleto de calidad como el suyo. Las Águilas solamente han estado en ocho de los 29 torneos, si bien en cinco de ellos llegaron a semifinales. Es probable que ahora luchen por el primer puesto del Grupo B con Ghana y la RD del Congo, que debuta ante las Estrellas Negras. Los principales obstáculos de Costa de Marfil en el Grupo D probablemente sean dos conjuntos magrebíes, Túnez y Argelia. Los tunecinos no han conseguido el pase a semifinales desde que ganaron el torneo en casa en 2004, pero sortearon la fase de grupos en tres de las cuatro últimas ediciones. En cuanto a Argelia, después de vivir su época dorada durante el decenio de 1980, que culminó con la conquista de la Copa Africana de Naciones 1990, también como país organizador, no volvió a plantarse en la penúltima fase de la prueba hasta 2010 (el mismo año de su regreso a la Copa Mundial de la FIFA), al vencer contra todo pronóstico en cuartos a los marfileños.

Otro cuadro norteafricano, Marruecos, no posee mucha experiencia, pero sí calidad, y podría ser el tapado del Grupo A, en el que Sudáfrica y su seleccionador, Gordon Igesund, tienen la obligación de responder a las expectativas creadas, a pesar de que los Bafana Bafana se clasificaron automáticamente, al perder Libia la condición de anfitriona. El entrenador de Nigeria, Stephen Keshi, fue uno de los puntales del último plantel de las Súper Águilas campeón del torneo, en 1994, y ahora ha impuesto su célebre autoridad en un equipo al que por momentos pueden los nervios, y cuya meta es auparse a la final por primera vez desde 2000.

Jugadores a seguir
Christopher Katongo, elegido mejor futbolista en Gabón y Guinea Ecuatorial, volverá a ser el capitán y una de las principales bazas ofensivas de Zambia, cuyo ataque contará igualmente con la pegada de Jacob Mulenga, Emmanuel Mayuka y Rainford Kalaba. En el otro extremo del campo, el arquero Kennedy Mweene rayó a gran altura en 2012, como el defensor Stoppila Sunzu, quien transformó el penal de la victoria en la final. Costa de Marfil recurrirá al liderazgo de Drogba, escoltado en punta por Gervinho y Salomon Kalou, aunque los éxitos del equipo también son mérito de su sólida base de veteranos. Los hermanos Touré son una pieza clave, al igual que Cheick Tioté y Didier Zokora, centrocampistas de contención, y Boubacar Barry bajo los tres palos.

El trabajo en la línea medular es importante asimismo en el esquema de Ghana, que apostará por dos jugadores de la liga italiana, Kwadwo Asamoah y Emmanuel Agyemang-Badu, y Anthony Annan, de Osasuna, en ausencia de Michael Essien, André Ayew, Kevin-Prince Boateng y Sulley Muntari. El capitán, Asamoah Gyan, es su principal referencia ofensiva, y el curtido John Paintsil apuntalará la retaguardia en compañía de varios jóvenes que vienen pidiendo paso. Jon Obi Mikel regresa en las filas de Nigeria, y se espera que su compañero del Chelsea Victor Moses tenga una gran actuación en ataque, mientras que, en la zaga, el capitán Joseph Yobo competirá en su sexta Copa Africana de Naciones.

Steven Pienaar no figura esta vez en el equipo anfitrión, que sí alineará a muchos nombres conocidos de la última cita mundialista, como el joven defensa Bongani Khumalo, ahora capitán. También encara su sexto torneo el legendario maliense Seydou Keita, líder de un mediocampo en el que falta el lesionado Mahamadou Diarra, pero que recupera a Momo Sissoko. Arriba, Malí presenta a Cheick Diabaté y a Modibo Maiga. Otros delanteros a seguir serán Emmanuel Adebayor, incluido a última hora en la lista de Togo; Manucho, capitán de Angola; el organizador de juego nigerino Moussa Maazou; los jugadores de la RD del Congo Trésor Mabi Mputu y Deo Kanda, ambos del TP Mazembe; y el tunecino Issam Jemaa.

Números que hablan
10:
las veces que Nigeria ha alcanzado las semifinales en sus 11 últimas participaciones en el torneo.

La frase
“Sería fantástico ganar por fin el trofeo. Sinceramente, ya estamos hartos de perder cada vez que lo tenemos cerca”, Didier Drogba, jugador de Costa de Marfil.

¡Que se oiga tu voz!
Aventura un pronóstico. ¿Quién será el máximo goleador en Sudáfrica?