Etaeta: "Es un sueño y un privilegio"
© FIFA.com

Aquel día ya forma parte de la historia del deporte tahitiano y será difícil de olvidar para el seleccionador nacional Eddy Etaeta. No en vano, en declaraciones a FIFA.com, el técnico no dudó ni un instante al recordar la fecha, el 10 de junio de 2012, en la que su equipo derrotó a Nueva Caledonia por 1-0 en la final de la Copa de Naciones de la OFC y logró la clasificación para la Copa FIFA Confederaciones Brasil 2013.

Etaeta cuenta que sus pupilos celebraron la hazaña cantando canciones populares brasileñas. A medida que se acerca el certamen, para el que ya no faltan más que unos meses, la ilusión aumenta en el seno del combinado tahitiano, que no ve la hora de disfrutar in situ del ambiente del país del fútbol y, principalmente, de vivir la experiencia de jugar una competición de esta categoría y de aprovecharla para su evolución.

A continuación te ofrecemos una entrevista con Eddy Etaeta en la que el seleccionador tahitiano nos cuenta sus planes en un año que promete ser inolvidable para su equipo, que se enfrentará a selecciones de la categoría de España y Uruguay.

¿Podría decirnos qué fue lo primero que se le pasó por la cabeza cuando ganó la Copa de Naciones de la OFC?
El 10 de junio de 2012, el día de la final de la Copa de Naciones de la OFC, hicimos realidad un gran sueño: clasificarnos para la próxima Copa Confederaciones, que se jugará en Brasil. Sabernos ganadores cuando el árbitro señaló el final fue increíble. Explotamos de alegría y cantamos canciones brasileñas famosas. Participar en la Copa Confederaciones es algo formidable e histórico.

¿Se imaginan cómo será el ambiente en Brasil durante la Copa FIFA Confederaciones? ¿Se hacen a la idea de lo que significa participar en una competición así?
Para nosotros es algo increíble. Ese ambiente en torno al fútbol y a los partidos... En los estadios y en sus alrededores se respirará un clima excepcional y memorable para nosotros y para los jugadores, que no están acostumbrados a un escenario de este calibre. Sin duda, estar en Brasil es un sueño para nuestros futbolistas. Somos conscientes del privilegio que todo esto supone.

En lo que respecta al futuro del fútbol en su país, ¿hasta qué punto puede suponer un cambio el hecho de que la selección nacional dispute una Copa FIFA Confederaciones?
Está claro que puede suponer un cambio importante. Ya hemos hablado de eso en nuestra asociación nacional: las cosas se van a poner interesantes después de la Copa Confederaciones. La participación en el certamen nos dará una perspectiva más amplia y contrastada con respecto a nuestros jugadores y a la mejor forma de jugar. En la actualidad no pasamos de ser un equipo aficionado. Solo tenemos un futbolista profesional, que juega en Grecia. En el futuro espero que también otros puedan llegar a ser profesionales. Creo que ascender ese escalón resulta fundamental para que Tahití pueda disputar competiciones de alto nivel, clasificarse para un Mundial y jugar la Copa Confederaciones con un equipo competitivo. Fijémonos en el caso de Nueva Zelanda. Una vez que participó en esas competiciones, sus futbolistas comenzaron a jugar en ligas de otros países. Este será por tanto el panorama con el que nos encontremos después de la Copa Confederaciones.

¿Será necesario realizar un trabajo especial con sus jugadores desde el punto de vista psicológico para que se desenvuelvan con normalidad frente a futbolistas de la talla de Andrés Iniesta o Luis Suárez?
Como he dicho, jugar la Copa Confederaciones después de proclamarnos campeones de Oceanía es increíble, pero no podemos asustarnos por jugar ante 80.000 personas, recibir atención mediática y enfrentarnos a estrellas como Xavi, Iniesta o Neymar. Espero que mis jugadores no se pongan demasiado nerviosos. Nuestro cuerpo técnico les ayudará a prepararse para evitarlo y para que no nos veamos superados por el ambiente de los partidos de la próxima Copa Confederaciones.

¿Ya ha pensado en cómo jugará frente a selecciones como España o Uruguay?
Cuando llegue el gran momento de enfrentarnos a esas selecciones nos preguntaremos si es mejor atacar o meternos atrás a defender. Debo reconocer que estoy un poco preocupado por la forma en que debemos plantear esos partidos tácticamente. De todas formas, hay que decir que somos un equipo sólido en defensa. Les he comentado a mis jugadores que sería fantástico mantener nuestra portería imbatida durante un tiempo, aunque está claro que marcar algún gol tampoco estaría mal. En cualquier caso, en la Copa Confederaciones habrá equipos muy buenos y debemos ser realistas, pero lo que nos queda es trabajar mucho en el aspecto táctico los próximos seis meses para prepararnos.

Pase lo que pase, 2013 promete ser un año histórico para Tahití, ¿no cree?
No cabe duda de que 2013 será un año magnífico para un pequeño país de 250.000 habitantes como el nuestro, que jugará la Copa Confederaciones en junio y en septiembre albergará la Copa Mundial de Beach Soccer. Se trata de dos grandes certámenes que, en mi opinión, demostrarán que estamos capacitados para organizar acontecimientos de este calibre, lo cual es importante tanto desde el punto de vista económico como en términos sociales y turísticos. La gente de todo el mundo tendrá la oportunidad de conocer nuestro país un poco mejor.