Nigeria tumba a Costa de Marfil (2-1)
© AFP

Nigeria se impuso por 2-1 a Costa de Marfil en Rustenburgo, Sudáfrica, en partido de los cuartos de final de la Copa de África de Naciones (CAN) de fútbol 2013, y jugará ante Malí una de las semifinales del torneo continental de naciones.

Para los Superáguilas, ganadores del campeonato en 1980 y 1994, anotaron Emmanuel Emenike (43) y Sunday Mba (78), mientras que el gol para el empate provisional de los Elefantes lo marcó Cheik Ismaël Tioté (50).

Una vez más la "generación dorada" marfileña fracasa en la CAN, que su país sólo ganó en la edición 1992 en Senegal, tras una larguísima tanda de penales (11-10) frente a Ghana después de empatar sin goles en los 90 minutos y en el alargue. Por lo tanto, Didier Drogba, de casi 35 años de edad, seguramente se 'jubilará' sin alzar el trofeo.

Con un mediocampo muy eficaz, alrededor del talento de Yaya Touré y el trabajo constante de Romaric y Tioté, a los Elefantes les faltó definición, con un Gervinho que fue el espectro del brillante jugador de la fase de grupos, y un Salomon Kalou inconsistente, al punto que fue reemplazado en el minuto 69 por Max-Alain Gradel.

Nigeria, dirigida por Stephen Keshi, disputará su duelo de semifinales el próximo miércoles 6 de febrero en Durban frente a las Águilas de Malí, que el sábado derrotaron en la tanda de tiros penales por 3-1 al anfitrión Sudáfrica, los Bafana-Bafana, también en Durban, tras igualar 1-1 en el tiempo reglamentario y en la prolongación.

Tras el partido, Keshi destacó: "conozco la mentalidad de mis jugadores, su concentración, y sabía que iban a hacer algo. Mostraron disciplina. No nos daban chances (antes del encuentro), pero demostramos carácter. Cuando me puse al frente de este equipo sabía que tendríamos que luchar".

Sobre el duelo dijo: "comenzamos bien el partido, el equipo estuvo disciplinado y desplegamos nuestra táctica, así como mantuvimos nuestra ubicación en la cancha. Intentamos calmar a los jugadores para que no se lanzaran solos al ataque tratando de hacer la diferencia. Llegamos con mucha determinación, buena mentalidad y respeto por los marfileños, pero supimos luchar".