Nigeria recela de su sorprendente rival
© AFP

Nigeria intentará ganar su tercer título de la Copa Africana de Naciones el domingo 10 de febrero, día en el que se enfrentará a un tapado de la competición, Burkina Faso, durante la gran final de Johannesburgo. El partido ofrecerá al seleccionador Stephen Keshi la oportunidad de emular a otra gran figura del fútbol africano. El hombre al que llaman “Gran jefe” ha explicado a FIFA.com cómo espera conseguir el objetivo.

Mahmoud El Gohary es una leyenda del fútbol africano. Como jugador se proclamó máximo goleador de la Copa Africana de Naciones (CAN) en 1959 y mejor jugador de la fase final que conquistó Egipto (llamado por aquel entonces República Árabe Unida). Cuando colgó las botas, empezó una ilustre carrera de entrenador, durante la cual dirigió a su país en dos ocasiones, incluida una victoria triunfal en la CAN en 1998. Keshi ya emuló el éxito de El Gohary como jugador al ceñirse la corona continental con las Súper Águilas en 1994. Una victoria el domingo contra los burquinabes serviría a Keshi para convertirse en el segundo entrenador que gana la máxima competición del fútbol africano en calidad de jugador y de seleccionador.

Keshi, quien llevó a Togo a la fase final de la Copa Mundial de la FIFA™ en 2006, asegura que el secreto de su éxito consiste en inculcar a sus hombres resolución en pos del objetivo y también disfrute en el juego. "Necesitamos disciplina dentro y fuera del campo, pero también hace falta disfrutar con lo que haces. En cualquier trabajo, si no te diviertes, nunca darás todo lo que llevas dentro. Era mi filosofía como jugador y es lo que quiero ver en mis hombres como entrenador. Diversión y disciplina son los ingredientes decisivos".

Una receta que le está funcionando con la selección de Nigeria en Sudáfrica. En la liguilla, la fórmula sirvió a los nigerianos para auparse al segundo puesto del Grupo C, por delante de la defensora, Zambia, aunque por detrás del equipo al que se enfrentarán en la gran final. A continuación, se vieron las caras con la gran favorita, Costa de Marfil, en cuartos de final y arrancaron una victoria por 2-1. Tras eliminar a la selección que ocupa el primer puesto de la clasificación africana, las Súper Águilas se impusieron en semifinales al equipo situado en la tercera posición de la tabla continental, Malí, por un rotundo 4-1.

Lógicamente, esta trayectoria ha suscitado comparaciones entre el combinado actual y el de 1994, el último representante nigeriano que conquistó la CAN. Sin embargo, Keshi no quiere oír ni una palabra sobre este asunto. "Tardamos cinco años en armar la selección de 1994, pero este equipo nuestro se ha formado en cinco semanas solamente. No quiero que nadie se equivoque: nos encontramos en pleno proceso de formación. No creo que hayamos llegado al punto donde debemos estar, ¡y no se hable más! Podemos perder cualquier partido, porque lo normal es que tengamos altibajos", puntualiza.

Keshi se apresura, además, a desviar hacia sus jugadores todos los elogios personales que recibe. "Yo no estoy sobre el terreno de juego. Mis hombres han trabajado muchísimo, y me alegro de lo que están consiguiendo. Yo les proporciono la información, pero ellos hacen todo el trabajo. ¿La final? ¡Ya se verá!”.

También el guardameta nigeriano Vincent Enyeama descarta cualquier alusión al favoritismo de las Súper Águilas en la final. "Todos los equipos que llegan a una final son muy buenos. Burkina Faso ha hecho una competición impresionante. No queremos que nos consideren favoritos. No pasamos del empate en nuestro enfrentamiento directo en la fase de grupos [1-1 en la primera jornada del Grupo C], y Burkina Faso no ha perdido ni un solo partido en todo el campeonato”.

Impetuosos Purasangres
También el seleccionador de Burkina Faso, Paul Put, ha contradicho las voces que proclaman a Nigeria favorita para el encuentro decisivo, que se celebrará en el estadio FNB de Johannesburgo, escenario de la gran final de la Copa Mundial de la FIFA 2010. "Sé que Nigeria tiene un gran equipo, pero nosotros también y no necesitamos ocultar nuestra grandeza. Llegamos al partido con muchas posibilidades. Además, en el fútbol jamás hay que descartar las sorpresas. ¿Quién sabe? Puede que por fin nos haya llegado la hora de la gloria".

El técnico se enfrenta a la enorme complicación que representa la sanción del mediocampista Jonathan Pitroipa, quien se perderá la final como consecuencia de su expulsión por acumulación de tarjetas en la semifinal contra Ghana, saldada con victoria de Burkina Faso a los penales. Los Purasangres han apelado la decisión a la CAF, pero hasta que la segunda amarilla pueda ser anulada oficialmente, Put deberá planear su estrategia sin contar con el jugador de Rennes. "La ausencia de Pitroipa sería un golpe muy duro, porque se trata de un hombre importantísimo para el equipo", ha asegurado Put. Definitivamente, el técnico tampoco podrá disponer del delantero Alain Traore, quien tuvo que abandonar la competición, no sin antes haber marcado tres goles en los dos primeros partidos.

Por su parte, Pitroipa ha manifestado la enorme decepción que supone perderse el que podría convertirse en el gran momento futbolístico de su país. "Empecé bien la competición y confiaba en terminarla a lo grande, especialmente en la final, y contribuir a ganar el trofeo. Y ahora esto. Lamento no jugar, pero ayudaré a mis compañeros en todo momento. Tenemos un buen grupo. Seguiremos concentrados y lucharemos hasta el final”, explicó.

Ambos rivales saben muy bien que hay mucho por lo que luchar. Ninguno de ellos olvida que el ganador se clasificará para la Copa FIFA Confederaciones que se disputará en Brasil a mediados de año.