Malí se queda con el bronce (3-1)
© Getty Images

Malí, al igual que en la edición 2012 del torneo, logró el tercer puesto de la Copa Africana de Naciones (CAN) de fútbol, al derrotar en Port Elizabeth, Sudáfrica, a Ghana por 3-1.

Finalizando un recorrido difícil, con los enfrentamientos bélicos en el país como telón de fondo, Malí logró por segunda vez consecutiva el 'bronce' del campeonato continental de naciones. Casualmente, el año pasado, las 'Águilas' habían derrotado por 2-0 a las 'Estrellas Negras' en la misma instancia, entonces bajo la dirección del francés Alain Giresse.

En el primer tiempo, bajo una intensa lluvia y ante unas tribunas semipobladas en el estadio Nelson Mandela, los malienses controlaron el juego en su conjunto.

La primera ocasión entonces fue para los pupilos de otro francés, Patrice Carteron. Mamadou Samassa, jugador del Chievo Verona y ex del Marsella, quedó solo con el balón frente al guardameta ghanés, Fatau Dauda, quien logró desviar su disparo.

Pero, en el minuto 21, Malí demostró su dominio al abrir el marcador con un gol del propio Samassa, quien se lanzó 'en paloma' para cabecear un centro levantado desde la banda izquierda por Cheick Diabaté.

Por muy poco
Faltando dos minutos para el descanso, nuevamente Samassa tuvo la ocasión de anotar pero, tras superar la salida del arquero Dauda, su disparo picado se fue junto a la base del poste izquierdo del arco ghanés.

A la vuelta de los vestuarios, las cosas se aceleraron, Malí consiguió marcar su segundo gol en el minuto 48 por medio de su capitán, el experimentado Seydou Keita, quien envió a las redes un centro enviado desde el flanco derecho de su ataque por Ousmane Coulibaly.

Las cosas se le complicaron a los dirigidos por Kwesi Appiah. Sin embargo, en el minuto 57 se les presentó una oportunidad de oro para descontar, cuando el árbitro gabonés Otogo Castane acordó un tiro penal a favor de los 'Black Stars' por una falta con la mano muy poco evidente de Soumaila Coulibaly. Pero, el jugador encargado de ejecutar la pena máxima, Mubara Wakaso, lanzó el balón por arriba del travesaño.

En la víspera de la gran final, el domingo en Johannesburgo entre Nigeria y la sorprendente Burkina Faso, Ghana finalmente salvó su orgullo con un hermoso disparo de zurda de Kwadwo Asamoah que, con efecto, batió la valla defendida por Soumbeylia Diakité, pero Malí logró todavía un tercer gol en los decuentos, anotado por Sigamary Diarra (90+3).