Ambrose: "Llegamos como modestos y nos vamos como gigantes"
© Getty Images

El domingo 10 de febrero, Nigeria se ciñó la corona de la Copa Africana de Naciones por tercera vez en su historia. El gol de Sunday Mba a cinco minutos del descanso propició el triunfo de las Súper Águilas por 1-0 contra Burkina Faso. En una entrevista exclusiva concedida a FIFA.com, el defensa del Celtic de Glasgow, incluído en el once ideal de la Copa Africana de Naciones, declaró que los suyos llegaron a la competición como modestos y se van como gigantes. 

En vísperas del certamen todo el mundo hablaba de Costa de Marfil. ¿Eso contribuyó a rebajar la presión en la concentración nigeriana?
Sí, llegamos aquí como modestos. Nadie nos daba opciones por los jugadores que tenemos. La gente decía que eran inexpertos, ¿pero ellos qué saben del fútbol?. En la actualidad, el fútbol no se basa en la experiencia, sino en la determinación, el trabajo duro y la preparación. Así que les hemos demostrado lo equivocados que estaban, eso es lo más importante. 

¿Qué importancia tuvo su entrenador, Stephen Keshi, en este éxito?
El técnico tenía fe y confianza en los jugadores. Eso es esencial, sin eso, no puedes triunfar. Él creyó en nosotros y en que podíamos lograrlo. Desde el comienzo nos dijo que cuando estuviésemos aquí, nada podía evitar que alzásemos el trofeo. Nos explicó, incluso antes de venir aquí, que su objetivo era, no solo ganar, sino ir a la Copa Confederaciones. La Copa Confederaciones es más grande que lo que estaba en juego en Sudáfrica. Su sueño nos ayudó a comprender que teníamos por delante algo más grande. Nadie apostaba por Nigeria porque el año pasado ni siquiera nos clasificamos para la fase final, así que no nos tuvieron en cuenta. Sin embargo, eso nos empujó a emplearnos a fondo, a entrenar a conciencia y a demostrar a todo el mundo lo equivocados que estaban. Queríamos volver a ser uno de los gigantes del fútbol africano, queríamos revivir las glorias del pasado. 

¿Qué supondrá para las Súper Águilas disputar la Copa Confederaciones?
Es algo grande, y tenemos muchas ganas de ir a Brasil. Además, no representaremos únicamente a Nigeria, iremos a dejar bien alto el pabellón de África. 

¿Qué significa para usted personalmente haber conquistado este título?
Es mi mayor logro hasta la fecha. Antes de esto, fue la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Pekín. Pero esto es lo más, es uno de los grandes momentos de mi vida. Siempre soñé con participar en la CAN, aunque nunca pensé que pudiese ganarla. Así que ahora solo me queda dar las gracias a Dios y a todos los nigerianos, desde el Presidente hasta el último de mis compatriotas, por haber creído en nosotros. Sobre el césped, ya no se trata solo de nosotros, se trata del equipo y somos uno, porque el fútbol nos une. Sé que tanto en el Celtic como en Nigeria estarán celebrándolo con nosotros y esperando ansiosos a que el trofeo llegue al país.

¿Cuáles son sus planes más inmediatos?
Antes de decidir tengo que hablar con mi técnico en el Celtic, porque tenemos un partido de Liga de Campeones contra el Juventus dentro de unos días. Así que primero tengo que hablar con el entrenador para ver si me permite pasar primero por Nigeria. Si no, lo aceptaré, porque es mi club y ellos son mi prioridad. Cuando mi club me necesita, tengo que estar ahí para ayudar y ver qué podemos hacer en la Liga de Campeones.

¿Cuál cree que ha sido la clave del éxito de Nigeria?
Trabajamos mucho y entrenamos a conciencia. No resulta fácil, y todo se debe al trabajo y al empeño que pusimos cada día. Sacrificamos mucho para llegar donde estamos hoy. Pero ganar conlleva siempre un gran sacrificio.

En 1996 Nigeria no viajó a Sudáfrica para defender su título. ¿Ha sido esto una especie de compensación tardía?
Sí, es como si hubiésemos venido a defender nuestro trofeo, algo que teníamos que haber hecho entonces, pero que nos fue imposible por motivos políticos y de otra índole. Ha sido fantástico ver cómo el fútbol nos ha unido de nuevo con Sudáfrica. Era evidente que la afición local estaba con nosotros. Cuando Sudáfrica se quedó sin opciones, se entristecieron, pero nuestro triunfo les ha hecho muy felices.