Moses: "Ha sido como un sueño"
© Getty Images

Al principio de la presente temporada, Victor Moses era un prometedor futbolista del Wigan, uno de los clubes llamados a sufrir por la permanencia en la Premier League inglesa. Apenas unos meses después, este atacante de 22 años juega en uno de los clubes más importantes del mundo, es campeón de África y está impaciente por disputar la Copa FIFA Confederaciones en Brasil. Tras un inicio titubeante con su selección, el poderoso delantero desempeñó un papel fundamental en el ataque de una Nigeria que ganó la Copa Africana de Naciones al imponerse en la final a Burkina Faso por 1-0.

“Si alguien me hubiese dicho al principio del año que estaría jugando en el Chelsea y que ganaría la Copa de África, no me lo habría creído. Es como un sueño. No obstante, he tenido que trabajar mucho y al final todo ha salido bien”, declaró Moses a FIFA.com.

El ascenso de Moses, que nació en Nigeria pero fue sacado clandestinamente del país después de que sus padres, misioneros, falleciesen en unos disturbios religiosos, ha sido meteórico. Criado por una familia de acogida en el sur de Londres, el joven Victor se interesó por el fútbol e ingresó en la cantera del Crystal Palace después de que los ojeadores del club le descubrieran en la escuela. Considerado siempre una estrella en potencia, Moses debutó en el club londinense con 16 años y firmó un contrato por cuatro temporadas, pero, tras consolidarse como titular en la temporada 2009/10, fichó por el Wigan en enero de 2010. Tras varias actuaciones de mérito con el conjunto blanquiazul, el atacante atrajo el interés del Chelsea, que, tras recibir la negativa del Wigan a varias ofertas iniciales, acabó contratándolo en agosto del año pasado, cuando el plazo de fichajes estaba a punto de cerrarse. Curiosamente, antes de cambiar de aires, Moses se enfrentó al que sería su nuevo club en la primera jornada de la Premier League.

Moses ha jugado en todas las categorías inferiores de la selección inglesa. En 2007 se proclamó máximo goleador del Campeonato Europeo Sub-17 y jugó la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA. Tras no conseguir hacerse con un puesto habitual en el combinado inglés sub-21, Moses decidió jugar con el país de sus padres, Nigeria. "Jugué con Inglaterra en los sub-16, sub-17, sub-18, sub-19, sub-20 y sub-21. Entonces tomé la decisión de jugar con Nigeria”, explicó en su día.

Un estreno que se hizo esperar
El debut de Moses con las Súper Águilas tuvo que retrasarse dos veces. En febrero de 2011, un Nigeria-Guatemala para el que el delantero había sido incluido se canceló, mientras que, un mes después, el jugador no pudo jugar en Kenia y Etiopía porque el papeleo de su fichaje no había sido entregado a tiempo. No fue hasta noviembre de ese año cuando se le permitió jugar con Nigeria. Moses no ha desaprovechado la oportunidad y se ha convertido en una pieza importante del combinado, dirigido por Stephen Keshi, que sorprendió al resto de participantes y conquistó el título continental. El delantero anotó dos goles en la competición y fue incluido en el equipo ideal del certamen.

Moses declaró en su día que si continúa trabajando al mismo ritmo podría acabar jugando en el Barcelona. En cualquier caso, por ahora, el atacante está contento con ser campeón de África y jugar en el Chelsea. “Es una sensación fantástica. La espera resultó larga y ha sido magnífico ganar la Copa de Naciones. Es la tercera vez que Nigeria logra el título continental, así que la victoria supuso una gran alegría”, asegura.

Las Súper Águilas representarán a África en la Copa FIFA Confederaciones que se disputará este año en Brasil. Moses no ve la hora de que llegue el certamen. “Significa mucho para mí, pero también para todo el país, que está encantado con la participación de Nigeria en la cita brasileña. No vemos la hora de que llegue y nos hace mucha ilusión”, afirmó.

El combinado nigeriano estará en el Grupo B de la prestigiosa competición junto con España, actual campeona del mundo, Uruguay y Tahití. "Tengo muchas ganas de jugar contra España. Será maravilloso, no solo para mí, sino también para los demás compañeros. Es fantástico tener la oportunidad de jugar contra algunos de los mejores futbolistas del mundo. Estamos muy felices, pero lo más importante es la victoria en la Copa de Naciones. Tras un logro así, estamos impacientes por ir a Brasil”, concluyó.