Al margen de lo que ocurra en la Copa FIFA Confederaciones, Efe Ambrose considerará esta temporada la mejor de su carrera. Y no es extraño que así sea. Después de todo, ha sido una campaña prácticamente de ensueño para este central de 24 años, que ha coronado nuevas metas de forma espectacular tanto en su club como con su selección nacional.

Lo más destacado, por supuesto, fue ganar la Copa Africana de Naciones en febrero, cuando Nigeria puso fin a una espera de 17 años sin alzar ningún gran trofeo. Ambrose constituyó uno de los pilares del combinado nigeriano, y fue incluido por la CAF en el once ideal de la prueba.

Además, ha sido un ejercicio memorable para él también en las competiciones de clubes, con el fichaje por el Celtic de Glasgow y la conquista de sus primeros títulos desde su llegada a Europa, en 2010. Y mejor aún: el ex defensor del Ashdod disfrutó de su primera participación en la Liga de Campeones de la UEFA, ya que su equipo obtuvo la clasificación para octavos de final a expensas del Benfica y el Spartak de Moscú. Incluso cosechó una inolvidable victoria sobre el Barcelona, que, unida al inesperado triunfo de las Súper Águilas en la Copa Africana de Naciones, permite a Ambrose creer que las sorpresas, y los éxitos, pueden continuar en Brasil 2013.

Efe, ¿qué siente al ir a disputar la Copa FIFA Confederaciones?
Lo considero una gran oportunidad. Es uno de esos torneos en los que quizás solo se tenga la ocasión de jugar una vez en la vida, así que estoy entusiasmado. Es un sueño hecho realidad, de veras. Jugar en un gran país futbolístico como Brasil, en una Copa Confederaciones… Cuando uno empieza a jugar al fútbol sueña con algo así. Para mí supone un logro enorme, y también para este equipo y para mi país. Este torneo es especial, porque sabemos que representamos a toda África, y eso nos da una responsabilidad adicional, aunque también una satisfacción adicional. Y merecemos estar aquí. Demostramos en la Copa de Naciones que nuestro trabajo en equipo y nuestra calidad eran merecedores del trofeo. Ahora nos esforzaremos por representar como es debido no solo a Nigeria, sino a África, contra los mejores equipos del mundo.

¿Ese triunfo en la Copa de Naciones supo mejor aún al no estar entre los favoritos del torneo?
Es cierto que no éramos favoritos, pero creo que el fútbol ha cambiado mucho en los últimos años, y ahora esas cosas ya no son tan importantes. En todos los torneos hay un equipo que tiene los mejores jugadores, pero es importante recordar también que aspectos como el trabajo en equipo, la determinación, la unidad y la preparación física cuentan muchísimo. Nadie apostaba por nosotros en la Copa de Naciones, porque se creía que éramos demasiado inexpertos, pero nosotros sabíamos que manteniéndonos unidos podríamos hacer grandes cosas.

Ahora afrontan otro torneo en el que pocos aguardan que Nigeria llegue hasta el final. ¿Pueden volver a dar la sorpresa?
Creo que sí. No digo que vayamos a ganar la Copa Confederaciones, pero yo tengo fe en nosotros, confío en Dios, y con la actitud correcta estoy seguro de que haremos un gran torneo. Cuando se tienen los ingredientes adecuados no hay nada imposible. Así es como enfoco este torneo.

¿Es realista señalar a Nigeria como candidata al título?
Insisto, no hay nada imposible. Hay que tener fe.

Lo primero, por supuesto, es su estreno ante Tahití. Imaginamos que se sienten obligados a sumar los tres puntos para seguir adelante, ¿no?
Sí, en mi opinión, sí. Lo más importante para nosotros es centrarnos en este partido. Somos conscientes de que tenemos que ganar, y para eso debemos estar plenamente concentrados. No podemos permitirnos asumir ningún riesgo. En este tipo de torneos ya se han dado grandes sorpresas, y no queremos ser nosotros las víctimas ahora. Sabemos que debemos conseguir los tres puntos para tener buenas opciones de alcanzar la siguiente fase.

En su liguilla también está España, campeona de Europa y del mundo. Contra un equipo así, ¿se inspirará usted en su experiencia con el Celtic esta temporada, cuando vencieron al Barcelona en la Liga de Campeones?
Creo que aquel partido fue una lección para todos. Demostró exactamente lo que he dicho acerca de que en el fútbol lo es todo el trabajo en equipo y jugar unidos, como un bloque. Nadie nos daba posibilidades contra un rival que tenía a Messi, Iniesta, Xavi y todos los demás. El Barcelona es especial, y España también. Pero el Celtic demostró que puede hacerse, es posible vencer a estos equipos. Si Nigeria es capaz de hacer lo mismo, de jugar como un equipo, de mantenerse unida, tendremos posibilidades en cualquier partido que juguemos. Somos el mejor equipo de África y no hay ningún motivo por el que debamos temer a nadie.

Usted llega al torneo tras ganar hace poco el doblete de liga y copa con el Celtic. ¿Qué tal ha sido esta primera temporada en Escocia?
Ha sido maravillosa. Todo lo que implica jugar en un gran club como el Celtic, ganar la liga y la copa, ha sido un logro enorme para mí. Esta ha sido la mejor temporada de mi carrera hasta ahora, no tengo ninguna duda. Llegar al Celtic, ganar trofeos, competir en la Liga de Campeones, y ganar también la Copa de Naciones con Nigeria, no se puede pedir más, debo dar gracias a Dios por todo lo que se me ha dado.

¿Y qué nos dice del futuro de su club y de su selección? ¿Cómo contempla la evolución de los dos equipos?
Creo que el futuro de los dos equipos es muy bueno. El Celtic tiene un equipo joven, con mucho talento, y creo que no hará más que mejorar. Cuando se tiene un equipo joven como este, se pueden conseguir muchas cosas. Lo mismo digo respecto a Nigeria. Tenemos principalmente jugadores jóvenes, y creo que nadie ha visto todavía todo el potencial de este equipo. Estoy entusiasmado con lo que nos reserva el futuro.