Este fin de semana viviremos el desenlace de la fase previa de la Copa Africana de Naciones que se celebra en 2017 en Gabón. Y todavía hay seis puestos por asignar. Esta última ronda enfrenta, además, a los dos primeros de tres liguillas. El ganador del certamen continental, que se disputa a principios del año que viene, será el representante africano en la Copa FIFA Confederaciones Rusia 2017.

Costa de Marfil, vigente campeón, todavía no ha asegurado su presencia en el torneo, aunque únicamente necesita sumar un punto frente a Sierra Leona en casa, en Bouaké, en un Grupo I compuesto por tres selecciones. Los Elefantes han logrado cinco puntos en tres partidos, y empataron en su visita tanto a las Leone Stars como a Sudán, que suman cuatro.

El técnico ghanés de Sierra Leona, Sellas Tetteh, ha concentrado a sus hombres en su país natal, para intentar abstraerse de la presión. “Es un partido muy importante para el país y para un plantel compuesto por futbolistas jóvenes que nunca han jugado en la fase final de la CAN. Vamos a entregarnos al máximo y terminar el partido con las cabezas bien altas”, dijo el seleccionador campeón de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA.

Túnez también cuenta con la ventaja de jugar ante su público en un Grupo A sorprendentemente reñido, en el que Liberia ya acaricia el primer puesto y la consiguiente clasificación, aunque ambos equipos continúan en liza por una de las plazas reservadas a los mejores segundos. Y por si la emoción fuese poca, el tercero de la tabla, Togo, aún puede ser segundo, siempre que venza en casa a Yibuti. De este modo tendría 11 puntos, por los 10 que presentan actualmente tunecinos y liberianos.

En el Grupo B, la RD del Congo recibe a la República Centroafricana, su más inmediato perseguidor, con una ventaja de dos puntos al frente de la tabla. Malí está en una situación todavía más favorable en el Grupo C, puesto que tiene garantizada la clasificación como uno de los mejores segundos aun perdiendo este fin de semana contra Benín.

La otra liguilla en la que dos conjuntos conservan opciones de ser primeros es el Grupo D, en el que Burkina Faso y Uganda afrontan sus últimos compromisos igualados a puntos, ambos como locales. No obstante, un empate en la tabla favorecería a los Purasangres, que no tienen más que vencer a Botsuana, mientras que las Grullas se miden con las Comoras. Uganda ya se ha quedado varias veces a las puertas de la clasificación, pero su delantero Geoffrey Massa está convencido de sus posibilidades de adelantar a los burkineses. “Hemos aprendido mucho de las campañas anteriores y vamos a entregarnos al máximo”.

La lucha por el segundo puesto
En otras cuatro liguillas, los segundos aspiran a sumar el máximo número de puntos para poder clasificarse en esa posición. Cabo Verde, participante en las dos últimas fases finales, recibe a Libia en el Grupo F. Una victoria situaría a los Tiburones Azules con 12 puntos y muchas opciones de estar entre los mejores segundos.

Suazilandia y Mauritania, segundos de los grupos L y M, respectivamente, necesitan un auténtico milagro para poder viajar a Gabón. Los suazis ya no pueden alcanzar a Zimbabue en la primera posición, y visitan a Malaui, mientras que Mauritania juega contra Sudáfrica. En el Grupo J, Etiopía tiene una tarea igualmente difícil: está obligada a vencer a las Seychelles en Awasa, un triunfo le daría 11 puntos, pero podrían no ser suficientes.

Los otros cuatro grupos ya se han decidido. Aunque Nigeria haya quedado descartada, el nuevo seleccionador de las Súper Águilas, Gernot Rohr, ha convocado a una selección experimentada para concluir su campaña en casa ante Tanzania.

La mayor sorpresa de los clasificatorios se produjo en el Grupo E, donde Guinea-Bissáu superó contra todo pronóstico a los favoritos, el Congo y Zambia, y estará en la primera Copa Africana de Naciones de su historia, con un partido aún por disputar. Ahora termina visitando a los congoleños.