El brasileño Gilberto Silva sabe bien lo que es el éxito en la Copa FIFA Confederaciones. Sin ir más lejos, se consagró campeón de las dos ediciones que disputó con la selección de su país, las de Alemania 2005 y Sudáfrica 2009. De ahí que su reencuentro con el Trofeo Oficial le haya evocado un sinfín de recuerdos.

La reunión entre Gilberto Silva y el trofeo, con el ex internacional australiano Harry Kewell como testigo de lujo, se produjo el jueves 16 de marzo en Sidney, Australia, durante el inicio de la gira del trofeo por los países participates en el Torneo de los Campeones. Silva también ha estado en la segunda parada, en Nueva Zelanda, donde ha estado acompañado del ex internacional kiwi Ivan Vicelich.

El mediocampista brasileño, que también ganó la Copa Mundial de la FIFA 2002™ y todavía destaca, con 40 años, en el Atlético Mineiro de Brasil, compartió con FIFA.com sus memorias del torneo y sus impresiones sobre la edición que se avecina. 

Usted ganó las dos ediciones que jugó. ¿Cuál es el secreto para el éxito?
El trabajo duro y la dedicación. Uno debe ser consciente de que la Copa Confederaciones es un torneo especial, con poco tiempo para recuperarse, y desde el primer partido debes estar preparado, focalizado en el objetivo mayor, que es el título. Te enfrentas a grandes selecciones, con grandísimos jugadores, y si no estás listo te puedes llevar una sorpresa desagradable. 

¿Cómo describiría el momento de levantar el trofeo? 
Representa lo máximo, la coronación del trabajo. Es maravilloso, y hasta difícil de describir lo que te pasa por la cabeza… Algunos lloran, otros ríen, otros bailan. Cada uno lo vive a su manera, pero hay que disfrutarlo al máximo. Sólo quien está ahí sabe de las dificultades a superar para llegar: la concentración, los entrenamientos, más de un año de preparación... 

Si tuviera que destacar un sólo momento de esas dos campañas. ¿Cuál sería y por qué? 
La final de 2009 contra Estados Unidos. Sabíamos que era un rival difícil, que se defendía bien… pero como cualquiera que enfrenta a Brasil, jugaría sin la responsabilidad de ganar. Nos metieron dos goles en el primer tiempo, pero le dimos vuelta en el segundo, ganándolo sobre el final. Fue emocionante, porque nos sorprendieron de entrada: no esperábamos que fuera fácil, pero tampoco estar dos goles abajo.

Brasil no estará presente en esta edición. ¿Quién es su candidato al título?
Alemania y Portugal, pues ganaron los torneos más importantes, la Copa del Mundo y la Eurocopa. Eso los ubica como favoritos, les da más responsabilidad. Pero no significa que la vayan a ganar. En la Copa Confederaciones, si no estás bien preparado desde el principio, te llevas una sorpresa. Es un torneo muy importante para los jugadores, a un año del Mundial... Todos desean dejar una buena impresión y quedar en el equipo para el año siguiente. Eso lleva a que todos rindan al máximo.

¿A cuál de las figuras que estarán en Rusia 2017 le gustaría enfrentar? 
Hay algo muy interesante de la Copa Confederaciones: es un torneo donde puedes enfrentar a los mejores jugadores del momento. Ver a futbolistas que marcan la diferencia y generan tanta expectativa lo hacen entretenido. Hoy serían Cristiano Ronaldo y Alexis Sánchez, por ejemplo.

Brasil organizó la edición de 2013, y resultó emocionante. ¿Qué le diría a los aficionados rusos? 
Que traten de disfrutarlo al máximo, es un certamen fantástico. Organizarlo es muy valioso para el país, sólo hay que ver lo que resultó para nosotros: hubo grandes partidos y dejó una muy buena imagen. Los rusos deben aprovechar esta ocasión porque, además, es una buena previa para el Mundial. Recibirán a la mayor competencia en poco más de un año, y la Copa Confederaciones les permitirá palpitar esa experiencia desde ahora.​