Un total de 29 jugadores han sido expulsados en la Copa FIFA Confederaciones, 14 de ellos con roja directa.

El primer futbolista en irse antes de tiempo al vestuario en el Torneo de Campeones fue el centrocampista estadounidense Brian Quinn, que vio la cartulina roja en el minuto 81 de la semifinal contra Arabia Saudí en octubre de 1992.

De hecho, la selección de lasBarras y Estrellas lidera el apartado de tarjetas rojas directas en la Copa Confederaciones, con cuatro, tras encaramarse al primer puesto de esta particular clasificación en Sudáfrica 2009. En aquella edición fueron expulsados tres de sus integrantes: Ricardo Clark, en la derrota por 1-3 ante Italia; Sacha Kljestan, en la derrota por 3-0 a manos de Brasil; y Michael Bradley, en el triunfo por 0-2 contra España en semifinales.

El cuadro norteamericano sufrió otra expulsión en la edición de 1999, después de que el centrocampista Matt McKeon viera dos amarillas. Egipto también ha recibido cinco cartulinas rojas en la Copa Confederaciones, pero sólo tres de ellas fueron directas.

El 29º jugador en ser expulsado fue el defensor español Gerard Piqué, que dejó a su equipo con un hombre menos en la final de la Copa Confederaciones 2013, en la que Brasil se impuso por 3-0.