Egipto marcó nada menos que cuatro goles en la Copa FIFA Confederaciones Sudáfrica 2009, una cita que supuso la segunda participación de los Faraones en la competición después de la edición de 1999, en la que el combinado egipcio había terminado último de su grupo con dos puntos en su casillero. En la primera jornada del certamen sudafricano, Egipto protagonizó un vibrante partido en el que puso contra las cuerdas a Brasil, una de las mejores selecciones del mundo.

No en vano, cuando se cumplieron los noventa minutos de aquel duelo, el marcador era 3-3, tras los goles que para los egipcios lograron Mohamed Zidan, por partida doble, y Mohamed Shawky. Al final, sin embargo, la selección brasileña se acabó llevando el gato al agua gracias a un tanto de penal anotado por Kaká en el último suspiro.

Con todo, el varapalo de dejar escapar un punto contra Brasil en el último minuto no desconcentró a Egipto, que en la siguiente jornada dio la sorpresa al derrotar por 1-0 a Italia, la vigente campeona del mundo por aquel entonces. Mohamed Homos marcó aquel día el tanto de la victoria egipcia, que fue además el único gol que el centrocampista norteafricano lograría como internacional.

La última jornada de la fase de grupos acabó en decepción para el combinado egipcio, que vio interrumpida su prometedora progresión al caer por un contundente 3-0 frente a Estados Unidos. Al final, pese a haber sumado los mismos puntos que estadounidenses e italianos, los norteafricanos tuvieron que conformarse una vez más con el último puesto del grupo.