Francia marcó 24 goles durante las Copa FIFA Confederaciones de 2001 y 2003, y estableció un récord conquistando las dos ediciones que disputó. Esta racha triunfadora aupó a Les Bleus a la segunda posición de la lista de equipos más laureados en la Copa Confederaciones (por detrás de Brasil, que ha levantado el trofeo en cuatro ocasiones).

Patrick Vieira marcó el único gol del partido para otorgar a los suyos la victoria por la mínima contra Japón en la final de la edición de 2001, tras un avance fulgurante de los franceses por las rondas anteriores. En la Copa Confederaciones de 2003, celebrada en su propio país, también se dieron un paseo, aunque en la final necesitaron de la prórroga para imponerse a Camerún por 1-0, gracias a un tanto de Thierry Henry. En cada una de dichas competiciones, Francia anotó 12 goles.