• El volante, habitual suplente, fue titular ante Alemania
  • Para el duelo con Austrralia, no admite relajación alguna
  • Habla de la exigencia y el no perder el respeto ganado

Pablo Hernández ha recibido el mensaje, y sabe transmitirlo sin levantar la voz. Dos cualidades muy oportunas para alguien en su lugar...

Y es que si bien por edad es uno de los 10 jugadores más veteranos del plantel chileno en la Copa FIFA Confederaciones, su rol y el tiempo que lleva en la selección lo ubican más cerca de aquellos que pretenden afirmarse en la Roja.

Por eso es importante que, de cara al partido con Australia, sea capaz de desterrar cualquier atisbo de relajación ante la posibilidad de avanzar a semifinales hasta perdiendo por un gol. "Es una palabra que ni se oye en este equipo", dice sin dudar a FIFA el 10 chileno.

"Nos exigimos tanto que no es parte de nosotros. Chile se ha ganado un respeto en este tiempo, y no se puede perder. Un equipo grande juega igual ante cualquiera, en cualquier lugar y en cualquier instancia. Y eso haremos".

Hernández tiene claro, además, de donde viene su visión. "Los que están desde hace tiempo tratan de mantener esa mística, esa mentalidad ganadora, y lo están haciendo bien. Si son ellos quienes primero lo demuestran en cada partido".

La ficha del Tucu Hernández
Club: Celta de Vigo
Edad: 30 años
Debut en la selección: 2014
Partidos: 15
Goles: 3

El enganche no es titular habitual para Juan Pizzi, pero contó con su confianza para el duelo ante Alemania por su versatilidad.

"Estoy agradecido por la oportunidad, y entiendo la responsabilidad que conlleva. Aún así lo disfruto. Algún día podré contarles a mis hijos y a mi nietos que jugué en este equipo", dice el argentino nacionalizado chileno, para quien "dar una asistencia es tan lindo como un gol".

Puesto en eslabón entre la Generación Dorada y los jóvenes que empujar, Hernández derrocha optimismo de cara al futuro. "Es positivo e ilusiona. Aquí hay varios futbolistas que están sumando experiencia importante y pueden llegar muy lejos".

Números que hablan...
90 fueron los minutos que jugó Hernández ante Alemania. El Tucu arrancó como volante por derecha pero también se movió por el medio, para ayudar tanto a Marcelo Díaz en la recuperación y  en la salida desde el fondo como a Aturo Vidal en la creación y en la presión alta.

185 centímetros es la altura del volante, cifra que lo convierte en el segundo jugador más alto del equipo. Para el plantel con menor promedio de estatura del torneo, su altura y buen cabezazo son dos factores que le juegan a favor en la consideración del técnico.