• El promedio de edad de Nueva Zelanda contra México fue de 25 años
  • Sus jugadores jóvenes mostraron madurez ante el Tri
  • Pese a la eliminación, los Kiwis creen que pueden sorprender a Portugal

Por Brendon Hanley, con Nueva Zelanda

El seleccionador de Nueva Zelanda, Anthony Hudson, ha insistido varias veces en que intentar que sus jóvenes se acostumbren a competir internacionalmente al máximo nivel constituye un proceso en marcha; especialmente porque la mayoría de ellos juegan en Nueva Zelanda, Australia o en ligas más modestas por todo el mundo.

Sin embargo, los jóvenes All Whites están sabiendo disfrutar de su condición de no favoritos y, el miércoles por la noche, alcanzaron la madurez en una ajustada derrota por 1-2 ante México. Y ahora, mantienen una confianza obstinada en que podrán tratar de tú a tú a los portugueses en San Petersburgo.

Líderes carismáticos
Hudson ha aprovechado el no favoritismo de su equipo para inspirarle sus atrevidas actuaciones en un complicado Grupo A. “Hemos visto cómo constantemente la gente descartaba a nuestro equipo”, señala. “Pero nuestra respuesta siempre es la misma: en este equipo solamente tenemos confianza y espíritu. Creo que podrá apreciarse que vamos mejorando en cada viaje, en cada partido; y este torneo ha sido realmente importante en ese proceso”. 

La fe de Hudson en este combinado que, según sus propias palabras, lleva menos de un año conjuntándose de verdad, claramente ha llegado al alma de sus jóvenes pupilos. Y lo mismo cabe decir de la ambición que desprende el joven técnico, que, al fin y al cabo, apenas tiene 36 años. “Que [Hudson] tuviese la valentía de disponer al equipo para ir a por una selección como la de México, desde luego, hay que reconocérselo”, confirma el centrocampista Michael McGlinchey, un relativo veterano a sus 30 años.

Los All Whites se preparan para medirse a Portugal

Otro de los jugadores más curtidos, Tommy Smith, que jugó todos los minutos en la Copa Mundial de la FIFA 2010™ con sólo 20 años, asegura que disfruta asumiendo el papel de líder con los All Whites. “Me acuerdo del Mundial, y ojalá lo hubiese asimilado todo más, pero todo pasó muy deprisa. A los jugadores más jóvenes les digo que lo disfruten, porque nunca se sabe cuándo tendrán la ocasión de volver a una gran competición como ésta”.

¿Estrellas en ciernes?
Para muchos aficionados, se trata de la primera vez que han podido ver a neozelandeses prometedores como el portero Stefan Marinovic, el extremo Ryan Thomas o el capitán y autor del épico gol contra México, Chris Wood. “Nuestros jugadores más jóvenes no gozan del suficiente reconocimiento, ni siquiera en Nueva Zelanda”, lamenta Hudson.

“Tenemos algunos jóvenes realmente cualificados en Nueva Zelanda. Y este equipo tiene potencial para mejorar mucho más; con más encuentros y torneos como éste. La gente ve lo que promete el equipo cuando acudimos a certámenes como éste”.

Los indicios alentadores resultan aún más extraordinarios teniendo en cuenta el tamaño de Nueva Zelanda. Pero Hudson ha integrado en su grupo a 14 jugadores que no superan los 25 años, y anuncia que no se mostrarán atemorizados contra los campeones de Europa. “Si comparas nuestra plantilla con la de cualquier otra selección de este torneo, resulta disparatado”, precisa. “Pero no existe ni una sombra de duda en nuestro equipo, aunque entendemos que hay una diferencia abismal en cuanto a nivel”.