• Quaresma marca su 9º gol internacional en 66 partidos con la selección
  • "Santos me ha dado más confianza que nadie" 
  • Quiere contribuir a que Ronaldo siga ganando títulos

Por Marco Monteiro, con Portugal 

Con un talento descomunal y un temperamento igual de excesivo, Ricardo Quaresma ha alcanzado alturas estratosféricas en las filas de la selección nacional de Portugal, pero también se ha hundido en los baches más profundos. El primer partido de los campeones de Europa en la Copa FIFA Confederaciones 2017, contra México, resultó una buena noche para este genio del balón, el artista de la trivela.

"Me alegro de haber marcado, pero me entristece el resultado”, declaraba Quaresma a FIFA.com nada más terminar el choque. "Creamos ocasiones suficientes para ganar el partido”, asegura con un tono de irritación en la voz.

En su 66º encuentro con la selección de Portugal, acumulados a lo largo de casi dos décadas, el extremo marcó su noveno gol internacional.

"Siempre tienes que tomar decisiones a toda velocidad”, comenta sobre el primer tanto del partido. "Fue un pase magnífico de Cris. Prácticamente, lo único que tuve que hacer fue empujarlo”, asegura, quitándose méritos. Cierto, el pase de Ronaldo fue magistral: un balón filtrado por un hueco del que nadie se había percatado, que habilitó un mano a mano entre Quaresma y el portero. Pero eso no era todo, quedaba trabajo por hacer. Quaresma controló, hizo como si fuera a chutar, amagó y dejó sentado a Ochoa. El arquero de México, en el piso, ya había cerrado los ojos maldiciendo su suerte antes de que Quaresma terminara de meter la pelota en la meta.

Quaresma se refiere a Ronaldo como Cris. No en vano, son viejos conocidos. "Es una amistad de muchísimos años”, desvela sobre su respeto mutuo. El extremo y el capitán luso se formaron juntos en la Academia Juvenil del Sporting, antes de que Ricardo, con 19 años, uno y medio más que Ronaldo, se marchara al Barcelona, mientras Cristiano Ronaldo partía con destino al Manchester United. 

"Cris será un amigo para toda la vida. Deseo que siga siendo el mejor del mundo y que podamos ayudarlo a conquistar más títulos".

Con sus más de 19 años de experiencia y en la parte final de su carrera con la selección nacional, Quaresma se encuentra en una situación privilegiada para repasar lo conseguido hasta ahora y mirar hacia un prometedor porvenir.

"Cada Seleção ha tenido su historia, ha tenido su momento. En el caso de este equipo, contamos con el concurso de muchos jóvenes de gran habilidad y talento. Junto a ellos, disponemos de futbolistas de enorme calidad que han jugado al fútbol en todo el mundo. Es un gran equipo. Tenemos un espíritu fantástico, que es lo que hace que ganemos partidos".

Fernando Santos concedió la titularidad a Quaresma contra México, favoreciéndolo por encima de un grupo de suplentes excepcionales y en plena forma, todos ellos deseosos de contribuir a la historia de la selección campeona de Europa.

El extremo se muestra agradecido. "Las sensaciones son fantásticas. Es el seleccionador que más ha confiado en mí en toda mi carrera con la Seleção. Me siento muy agradecido por las oportunidades que Santos me proporciona e intentaré aprovecharlas al máximo".