• Luis Neto, feliz por la posibilidad de debutar en el estadio de su club
  • Portugal jugará vs Nueva Zelanda en la última fecha del Grupo A
  • "Sabemos que va a ser un partido complicado", confesó

Antes de hablar con FIFA.com Luis Neto miró a la cámara relajado y, con la bandera de Portugal como telón de fondo, dijo con su afabilidad habitual: "Спасибо большое, Санкт-Петербург, город, который любит футбол!" (Gracias San Petersburgo, una ciudad que ama el fútbol).

Incluso sabiendo que Neto lleva mucho tiempo en San Petersburgo, donde ha disputado más de 100 partidos con el Zenit, aún sorprende oír al portugués hablar en ruso con tanta fluidez.

"Ya son cuatro años y medio aquí con mi familia", explicó. "Puedo decir que es una ciudad fantástica para vivir, con una gran calidad de vida. Estos cuatro años se han pasado muy rápido".

Todo apunta a que el sábado, en el primer choque de los lusos en San Petersburgo, Neto debutará con los suyos en el torneo. "Jugar con la selección siempre es especial", declaró el defensa central. "Esta es la ciudad donde vivo y el estadio de mi club, por lo que soy consciente de lo mucho que significa. Aun así, y para ser sincero, nada es más especial que jugar con Portugal, sea donde sea".

Santos dará un descanso a algunas de sus figuras de cara a un posible duelo de semifinales contra la temible Chile, o quizás la joven y hambrienta Alemania. Sea como fuere, Portugal tiene que mostrar su mejor cara ante un combinado neozelandés que a punto estuvo de dar la campanada ante México.

"Sabemos que va a ser un partido complicado contra Nueva Zelanda", apuntó el zaguero, de 29 años de edad. "Ya están eliminados y no tienen opciones de pasar a la siguiente ronda, por eso querrán hacerlo lo mejor posible y terminar la competición por todo lo alto. Nosotros solo queremos jugar bien, ganar y clasificarnos como primeros de grupo".

Pese a que no fue convocado para la Eurocopa 2016, recuperó la confianza de Santos y finalmente formó parte de los 23 elegidos para la Copa FIFA Confederaciones. No obstante, aunque no estuvo en Francia 2016, sí que puso su granito de arena el día de la final. Viendo el partido con algunos compañeros del Zenit, saltó de su asiento con el gol de la victoria de Eder y se puso a corretear jubiloso por la sala antes de marcarse un baile que se convirtió en un éxito inmediato en las redes sociales.

A la afición portuguesa del mundo entero le encantó la imagen de un jugador que bien podría haberse mostrado resentido o distante al quedar excluido del certamen, y sin embargo lo celebró como si estuviese con sus compañeros sobre el césped.

A la pregunta de si volveremos a ver a Neto improvisando en Rusia el próximo 2 de julio, nuestro protagonista respondió con una sonrisa: "No he preparado nada, pero si ganamos, ¡seguro que habrá improvisación!". Y ante nuestra insistencia por saber si eso era una promesa, concluyó: "Conquistar un trofeo como este después de la Eurocopa sería muy importante para nosotros. Así que 'si' ganamos, entonces sí, seguro que algo me surgirá espontáneamente".

Фантастическая победа Португалии. Браво! #EURO2016 pic.twitter.com/n2IZhYbUzU

— ФК «Зенит» (@zenit_spb) 10 de julio de 2016