• México apenas ha ganado una vez a Alemania en su historia.
  • Ese único triunfo se remonta a 1985
  • Su último encuentro fue en la Copa FIFA Confederaciones Alemania 2005.

Martín Langer, con México desde Sochi 

El jueves 29 de junio, México no sólo enfrentará a Alemania en las semifinales de la Copa FIFA Confederaciones Rusia 2017 sino que también tendrá que plantarle cara a la historia. Si hay una selección contra la que El Tri ha sufrido siempre, ésa ha sido la Mannschaft.

Desde su primer enfrentamiento, en 1968, los dos equipos han jugado en diez ocasiones, con un saldo descorazonador para los aztecas. Una victoria, cinco empates y cuatro derrotas, con 12 goles a favor y 20 en contra. Pero no sólo eso, como dato curioso, ¡México también disputó 7 partidos con la extinta República Democrática Alemana y sólo pudo vencerla una vez!

Destacamos tres de los partidos más relevantes que han jugado ambos equipos.

6 de junio de 1978. RFA 6-0 México
Antes de la Copa Mundial de la FIFA Argentina 1978, México sentía que tenía una gran oportunidad de hacer historia. Con un equipo jovencísimo encabezado por la estrella de 19 años, Hugo Sánchez, El Tri había dominado la eliminatoria de CONCACAF y soñaba con llegar lejos en el torneo. “Goleamos a Túnez, empatamos con Alemania y le ganamos a Polonia”, decían los aficionados al analizar su grupo.

Nada más lejos de la realidad. Tras un sorprendente descalabro de 3-1 con los africanos, el equipo dirigido por José Antonio Roca tuvo la peor derrota de su historial mundialista al ser apaleado 6-0 por el vigente campeón del mundo. Una nueva caída ante Polonia lo condenó al último lugar de la competición, en una actuación que aún persiste en el imaginario colectivo del país.

21 de junio de 1986. RFA 0-0 México (4:1 en penales)
A diferencia de lo sucedido ocho años antes, El Tri había estado totalmente a la altura de las expectativas en México 1986. Primero de un grupo compartido con Bélgica, Paraguay e Irak, había seguido su racha positiva con una inapelable victoria de 2-0 frente a Bulgaria. De ese modo, había dejado el escenario puesto para la revancha contra el poderoso equipo alemán.

El partido, disputado en la ciudad de Monterrey bajo un fuerte calor, fue tenso, sin goles y con pocas oportunidades. Los locales pensaron haberlo ganado, pero el remate de Francisco Javier Cruz fue anulado por una falta previa. Nadie lo sabía entonces, pero ganarle en penales a Alemania era cosa imposible y México fue el primero en descubrirlo. Fallaron Raúl Servín y Fernando Quirarte. El Tri cayó eliminado.

29 de junio de 1998. Alemania 2-1 México
Doce años después, México repitió cita con Alemania en Francia 1998. Eran los octavos de final y el equipo dirigido por Manuel Lapuente tenía razones para sentirse optimista. Encabezado por Luis Hernández y Cuauhtémoc Blanco, había maravillado la mundo en la fase de grupos con su juego ofensivo y espectacular.

Todo parecía ir sobre ruedas. Tras un disputado primer tiempo, Hernández lo puso en ventaja con su cuarto gol del torneo. El Tri tuvo oportunidad de definir el partido con un disparo al poste de Jesús Arellano y un fallo a bocajarro del propio Hernández, pero no lo logró. Y, con su mentalidad habitual, Alemania volvió por sus fueros. Dos goles, de Klinsmann y Bierhoff en los últimos 15 minutos pusieron la historia del lado de la Mannschaft… una vez más.

Al final de aquel partido, Bierhoff declaró: “no estaba preocupado, siempre le ganamos a México”. Más doloroso, imposible.

Desde entonces y hasta ahora, El Tri no ha podido sacudirse a su “Bestia Negra”. Es el momento para Juan Carlos Osorio y sus muchachos de, por fin, cambiar la historia y borrar todos esos malos recuerdos.