• El delantero de 26 años juega en el Benfica portugués
  • En el debut enfrentará a compañeros y rivales habituales
  • Lo físico, el principal punto de comparación con Cristiano

Por Martín Langer, con México

México llega con la motivación a tope para su debut en la Copa FIFA Confederaciones Rusia 2017 ante Portugal, pero si hay un futbolista para quien el partido significa aún más, ese es Raúl Jiménez, cuyos lazos con el país lusitano se extienden más allá del enfrentamiento en esta competición.

Para empezar, el 9 de México es ídolo en el Benfica de Lisboa, con el que ha marcado varios goles importantes para ayudarlo a coronarse bicampeón de la liga portuguesa. En consecuencia, pocas voces más autorizadas que la suya para analizar el partido del próximo domingo.

“Va a ser especial”, afirma sin el menor asomo de duda. “Jugaré contra tres de mis compañeros y también contra muchos jugadores a los que enfrento cada año. Veo un partido muy competitivo, y para ganarlo debemos controlar a sus grandes individualidades a la ofensiva”.

Con un poco de The Best
A continuación, Raúl analiza a sus futbolistas favoritos de la Seleção de las Quinas. “Me gusta como juega el lateral izquierdo, Guerreiro. También está mi compañero Pizzi, un mediocentro con mucha clase. Y bueno, los tres de ataque, Cristiano, por supuesto, pero también Nani y Quaresma, que son muy habilidosos y pueden cambiar el partido en una jugada”.

No sorprende que se detenga en Cristiano, ganador del premio The Best al mejor jugador del planeta en 2016 y cuyo perfil físico no difiere demasiado del suyo: dos futbolistas altos, fuertes y rápidos, cuyo principal talento está en encontrar el gol cuando es más necesario.

¿Siente Jiménez que hay un poco de Ronaldo en él?

“No me había puesto a pensar en eso”, afirma con cierto embarazo. “Pero si lo hago, creo que sí, sobre todo en la parte física, la altura, un poco la fuerza... Por supuesto, él ha hecho grandes cosas en sus equipos y en su selección que a mí me gustaría también alcanzar”.

Mirada fija en la victoria
El hecho de admirar a Cristiano, no significa temerle, y eso el Tricolor lo tiene claro. Al contrario, para Jiménez enfrentarlo significa una motivación. “Es un gran jugador, por supuesto, pero nosotros somos también un gran equipo, y estoy seguro que lo podemos detener”.

¿Cuáles serán las armas mexicanas para triunfar en el debut? La calidad de sus jugadores, por un lado, pero también un espíritu de grupo que no duda en resaltar su centro delantero.

“Estamos muy unidos y entendemos perfectamente los distintos momentos que tenemos que vivir. Cuando toca entrenar, entrenamos; cuando hay que relajarnos, lo hacemos. No importa el nombre o la liga que juegues, todos estamos juntos y buscando el mismo objetivo. Eso es algo muy importante”.

Y a nivel personal, ¿qué se puede esperar de un Raúl Jiménez que llega a Rusia con 26 años y en plena madurez futbolística? “Mi primer torneo importante fue una Confederaciones (Brasil 2013) y ahora llego con más experiencia, con la convicción de que puede ser muy importante a nivel colectivo como personal. Llego con la cabeza en alto y con la idea de conseguir grandes cosas”.