• La anfitriona ha dicho adiós en la fase de grupos
  • A pesar de la decepción, hay notas para el optimismo
  • Su próximo reto: la Copa Mundial de la FIFA™

Por Igor Borunov, en Kazán

Cuando sonó el pitido final del partido frente a México, los futbolistas rusos se dejaron caer sobre el césped, para luego levantarse y dirigirse hacia las gradas, y agradecer al público su apoyo.

El respaldo de los hinchas probablemente haya sido lo mejor que se lleva la selección rusa de esta Copa FIFA Confederaciones. El partido inaugural reunió a más de 50.000 espectadores en San Petersburgo, a continuación el estadio se llenó en Moscú (42.759) y el sábado prácticamente se agotaron las localidades en el Arena de Kazan (41.585).

Por muchas críticas que recibiese la Sbornaya entre ciertos sectores, la afición nunca dejó de animar, y siguió haciéndolo incluso después de la dolorosa derrota ante México en un encuentro que estaba encauzado hasta el fatídico minuto 30.

“Intentamos cambiar la imagen que tenían los aficionados del equipo y mejorar el ambiente”, declaró Aleksandr Erokhin, autor de la asistencia del primer gol contra el Tri. “Claro que, al mismo tiempo, también debimos haber logrado buenos resultados. Vamos a seguir trabajando en ese apartado”, añadió.

“Creo que hemos aportado algo en todos los partidos. En el plano psicológico, los afrontamos todos muy bien preparados. Nos fijamos en todos los detalles, lo único que necesitábamos era aprovechar las oportunidades e intentar evitar cualquier tropiezo, sobre todo en un partido que equivalía a una final para nosotros. El fútbol consiste en eso, en minimizar los errores y marcar goles”.

“Ahora hay que analizarlo todo, individualmente y juntos, como equipo, para extraer conclusiones y seguir adelante. Todos nuestros esfuerzos deben ir encaminados a prepararnos lo mejor posible para el Mundial”.

Черчесов- об итогах #КК2017:”Мне кажется,мы завоевали определенные симпатии и дали болельщикам повод для оптимизма.Команда играла сердцем» pic.twitter.com/PFvlYVPBur

— #КК2017 (@fifaworldcup_ru) June 24, 2017

(Cherchesov, acerca de las conclusiones de la Copa Confederaciones: “Creo que hemos conseguido incrementar el apoyo que recibimos y dar a los hinchas motivos para el optimismo. El equipo demostró garra”.)

Aleksandr Samedov, autor del gol ruso contra México, coincidió con el análisis de su compañero. “Estos partidos han servido para algo, por supuesto. Este es un gran torneo, que se disputa en nuestro país. Quiero dar las gracias de corazón a los hinchas por su increíble apoyo y por haber creado este fantástico ambiente”, dijo.

“Un aspecto positivo es que desplegamos un buen juego, sobre todo en el tercer partido. Es evidente que no nos salió exactamente como queríamos, pero ha habido varios momentos positivos, que ayudarán al equipo a ir en la dirección adecuada. Además de la jugada del gol, creamos cinco o seis buenas ocasiones. Es una pena que no lográsemos transformar por lo menos una”.

El plantel regresó a Moscú inmediatamente después del choque, y disfrutará ahora de unas breves vacaciones antes de la que posiblemente sea la temporada más importante de la historia del fútbol ruso.

“Todavía no pienso en el Mundial”, admitió Samedov en declaraciones a FIFA.com, a modo de conclusión, “porque aún acabamos de terminar este gran torneo. Estamos decepcionados, pero vamos a continuar. A la selección rusa le espera ahora un año importante. Hay que sacar las conclusiones correctas y avanzar por el buen camino”.