La selección nacional de Rusia aterrizó anoche en el aeropuerto de San Petersburgo, donde disputará el partido inaugural de la Copa FIFA Confederaciones 2017 el sábado. Se enfrentará a Nueva Zelanda.

Así, todos los países participantes en el Torneo de los Campeones se encuentran ya a las sedes en las que se celebrarán los primeros partidos de la fase de grupos.

Antes de partir con destino a San Petersburgo, la selección de Stanislav Cherchesov llevó a cabo una sesión de entrenamiento de puertas abiertas, a la que asistieron aficionados y representantes de la prensa.

Los más de 4.000 espectadores que llenaron las gradas para presenciar el entrenamiento crearon un ambiente similar al de cualquier partido de competición, vitoreando a los jugadores y aplaudiendo las jugadas, especialmente las que terminaron en gol.