• Ter Stegen se consolida en la portería
  • Actuación de mérito contra Camerún
  • Críticas por el gol recibido frente a los africanos

Steffen Potter, con Alemania

La situación de partida
Manuel Neuer es el titular indiscutible en la portería de los actuales campeones del mundo y no parece que eso vaya a cambiar de cara a la Copa Mundial de la FIFA 2018™. Sin embargo, hasta ahora no estaba claro quién sería el segundo portero. En los últimos tiempos, Marc-André ter Stegen (25 años), Bernd Leno (25) y Kevin Trapp (27) han entrado alternativamente en la lista del seleccionador, aunque sin un orden de preferencia definido.

En las semanas previas a la Copa FIFA Confederaciones, los responsables del combinado germano anunciaron que habría rotaciones en la portería.

Rotar o no rotar
En el primer partido contra Australia, Leno formó parte del once inicial, como era de esperar después de que Trapp (amistoso contra Dinamarca) y Ter Stegen (clasificatorio mundialista ante San Marino) ocupasen la portería en los encuentros que Alemania disputó en las semanas previas al certamen.

Contra Chile le tocó jugar a Ter Stegen, que tuvo una actuación convincente. Frente a Camerún, todo el mundo esperaba que, siguiendo con el sistema de rotaciones, Trapp defendiese la meta alemana, pero Joachim Loew anunció en la víspera que pensaba alinear a Ter Stegen, obligando así a los periodistas a cambiar sus predicciones en cuanto a onces iniciales.

Lo que marchó bien para Ter Stegen
El guardameta titular del FC Barcelona mantendrá su puesto en la portería durante el resto del certamen, sobre todo si Alemania llega a la final. Solo en el supuesto de que el combinado germano disputase el partido por el tercer puesto podría darse el caso de que uno de sus competidores ocupase su lugar, probablemente Trapp.

Así, la balanza de la lucha por el puesto de segundo portero empieza a inclinarse hacia Ter Stegen, aunque el exguardameta del Borussia Moenchengladbach prefiere no pronunciarse al respecto.

"En algún momento habrá que tomar una decisión", asegura Andreas Koepke, campeón de la Eurocopa 1996 y entrenador de porteros de la selección alemana en la actualidad. "Marc ha seguido creciendo en el Barcelona”, añade.

Contra Camerún, Stegen agradeció la confianza con varias paradas de mérito en la primera parte, cuando el resultado era todavía de empate a 0-0, y, al igual que frente a Chile, demostró su habilidad con el balón en los pies, una cualidad muy apreciada tanto en la selección alemana como en el Barça.

Lo que no marchó tan bien
La tarde habría resultado perfecta para el ganador de la Liga de Campeones 2015 si no fuese por el gol que Vincent Aboubakar anotó desde el primer palo de cabeza en el tramo final del encuentro y que supuso el 2-1. En los medios de comunicación alemanes no tardó en surgir el debate: ¿hubo error del guardameta? Koepke se posicionó al respecto: "No es un remate que el portero tenga que parar sí o sí. Normalmente debería haber un defensa que interceptase ese balón, pero esta vez fue el rival quien llegó antes y es difícil parar un remate desde tan cerca".

Antes del entrenamiento del martes, cuando le preguntaron si el renovado debate le molestaba, Ter Stegen respondió lo siguiente: "No, pero yo sé cuándo cometo un error y cuándo no". Aunque sus palabras sugieren que no considera que el gol haya sido culpa suya, el guardameta barcelonista no evita la autocrítica: "Uno puede y debe trabajar siempre para mejorar, no solo en lo que a los defectos se refiere, sino también a las virtudes".

Lo que significa

Claramente, Ter Stegen se ha erigido en el heredero al trono de Neuer, y la historia dice que los cancerberos que desempeñan un papel de tales características acaban muchas veces convirtiéndose en el primer portero de sus equipos.