Antes del comienzo del partido en el estadio del Spartak, se produjo un momento muy emotivo cuando Cristiano Ronaldo saltó a la cancha de la mano de una niña de diez años en silla de ruedas.

Polina Haeredinova, de 10 años, acompañó al ganador del premio The Best al Jugador de la FIFA 2016 durante la ceremonia previa al choque entre Portugal y Rusia, el combinado anfitrión de la Copa FIFA Confederaciones.

La pequeña, que estaba exultante, disfrutó de esta increíble experiencia gracias al programa "Vamos a la Copa FIFA Confederaciones 2017 con McDonald's".

Sobre sus momentos con Ronaldo ante el público que abarrotaba el estadio moscovita, Polina declaró: "No esperaba que fuese una experiencia tan grata. Cristiano Ronaldo fue sobresaliente. Me dio su abrigo y me dio un beso de la suerte. Yo estaba en el centro de increíbles emociones, apoyando a Rusia. Nunca he experimentado algo como esto en mi vida".

Imágenes similares se vivieron horas más tardes en Sochi, donde el capitán mexicano Diego Reyes ingresó al campo con Gera Aristova, de 13 años y también discapacitada, antes de enfrentar a Nueva Zelanda.

Jean-Francois Pathy, director de los Servicios de Marketing de la FIFA, añadió: "El programa de McDonald's es una de esas grandes iniciativas en las que los afiliados comerciales de la FIFA toman un papel activo para conseguir que la Copa FIFA Confederaciones 2017 sea un éxito. Esta oportunidad de conectar a jóvenes aficionados con historias vitales tan diferentes, con el fútbol es única. FIFA se esfuerza en reforzar la experiencia de todos los implicados en el juego, y este emotivo momento que hemos visto hoy en el césped es el ejemplo perfecto".

Del programa "Vamos a la Copa FIFA Confederaciones 2017 con McDonald's", organizado por el patrocinador oficial de la Copa Mundial de la FIFA 2018™ y de la Copa Confederaciones 2017, se han beneficiado más de 350 niños. Alrededor de la mitad de ellos provienen de orfanatos, familias de acogida y familias humildes de Moscú, San Petersburgo, Kazán y Sochi.