EL RESUMEN DE LA JORNADA – Alemania añadió la Copa FIFA Confederaciones a su ya impresionante palmarés al ganar este torneo por primera vez en su historia, después de resistir en San Petersburgo ante un Chile que, si bien desplegó un gran juego, no supo transformar sus oportunidades. 

Los alemanes se impusieron al término de una final vibrante, que enfrentó al equipo más joven de Rusia 2017 con el más veterano, y al ataque más mortífero del certamen con la defensa más correosa.

El encuentro también ofreció el enésimo ejemplo de la capacidad de los alemanes de salir airosos en prácticamente cualquier circunstancia. La selección campeona del mundo resistió una tras otra las acometidas chilenas, antes y después del decisivo gol de Lars Stindl. La Roja dispuso de un 63% de posesión del balón y efectuó tres veces más toques en campo contrario que su rival durante el primer periodo, y acosó continuamente la meta alemana con sus disparos.

Sin embargo, los sudamericanos acabarían pagando su falta de acierto, por no hablar del calamitoso fallo de Marcelo Díaz en la acción que propició el tanto de Lars Stindl, quien no tuvo más que empujar el esférico entre los tres palos.

Unas horas antes, Portugal se había aupado al tercer puesto del podio de Rusia 2017 en Moscú, al remontar una desventaja de un gol ante México. Una diana de Pepe en el tiempo añadido supuso el empate, y Adrien Silva transformó en el minuto 104 un penal que terminaría dando el triunfo a los suyos. Fue una contienda electrizante y no exenta de incidentes, como dos tarjetas rojas, una para cada equipo –Nelson Semedo y Raúl Jiménez–, que convirtieron a este partido en el primero de un torneo de la FIFA de categoría absoluta en el que se producen dos expulsiones en la prórroga.

De este modo, los cuatro últimos duelos por el tercer puesto de la Copa Confederaciones han tenido prolongación y, sorprendentemente, todos ellos se saldaron con victoria de un conjunto europeo.

Sigue
FCC en Twitter | FCC en Facebook | FCC en Instagram