Antecedentes en la Copa FIFA Confederaciones
Rusia nunca ha participado en la Copa Confederaciones, pero es una habitual de la Copa Mundial de la FIFA y de la Eurocopa. Desde la caída de la Unión Soviética, el combinado ruso ha estado presente en tres ediciones de la cita planetaria, 1994, 2002 y 2014, aunque no logró superar la fase de grupos en ninguna de ellas. La Eurocopa se le ha dado mejor, llegando a las semifinales en 2008 con Guus Hiddink al timón. Bajo la bandera de la ya extinta Unión Soviética, el conjunto terminó cuarto en la Copa Mundial 1966 y se proclamó campeón de Europa en 1960.

El camino a Rusia 2017
Clasificada automáticamente como anfitriona, Rusia fue la primera participante confirmada para la Copa Confederaciones 2017. La competición supondrá su principal examen antes de albergar la Copa Mundial 2018, ya que después de la Eurocopa 2016 no tendrá en su agenda ningún otro compromiso competitivo.

El seleccionador
Stanislav Cherchesov tomó las riendas de la selección rusa en agosto de 2016. El ex portero internacional, nacido en Osetia del Norte en 1963, jugó profesionalmente en Rusia, Alemania y Austria. En este último destino, precisamente, arrancó su carrera como entrenador, en la banca del Kufstein. En 2006 regresó a su país para ser director deportivo del Spartak de Moscú al que empezó a entrenar un año después. También dirigió a Zhemchuzhina Sochi, Terek Grozny, Amkar Perm y Dinamo de Moscú. Ganó sus primeros títulos como técnico con el Legia de Varsovia, la liga y la copa de 2015.

Estrellas del equipo
Igor Akinfeev (guardameta), Denis Glushakov (mediocampista), Fyodor Smolov (denatero) y Artem Dzyuba (delantero).

Números que hablan…
2:
veces ha ganado el país anfitrión la Copa FIFA Confederaciones. En la primera, en 1999, México se impuso a Brasil por 4-3, y en la segunda, en 2013, y la Canarinha hizo lo propio con España, campeona mundial en 2010, en el emblemático Maracaná (3-0). Seguro que Rusia aspirará a seguir los pasos del Tri y de la Seleção en 2017.