Valentin Ivanov, uno de los árbitros rusos con más experiencia internacional, rememora uno de sus partidos más complicados: la final de la Copa FIFA Confederaciones que arbitró en 2003 entre Francia y Camerún, marcada por la trágica muerte del jugador camerunés Marc Vivien Foe 3 días antes.