El mediocampista Marc-Vivien Foe tenía sólo 28 años cuando los Leones Indomables se enfrentaron a Colombia en la semifinal de la Copa FIFA Confederaciones Francia 2003. En el minuto 71 de aquel encuentro, Foe se desplomó sobre el terreno de juego sin que hubiera ningún otro jugador cerca de él. Los servicios médicos del campo hicieron todo lo posible, pero el futbolista falleció por una enfermedad cardiaca nunca antes diagnosticada.