Con su gol ante la República Checa en la edición de Arabia Saudí 1997, el uruguayo Marcelo Zalayeta se convirtió, a sus 19 años, en el goleador más joven de la historia de la Copa FIFA Confederaciones.