La temperatura media en Moscú en el mes de junio, cuando se disputen allí los partidos de la Copa Confederaciones, es de 22 grados, muy distinta del tópico según el cual en Rusia siempre hace mucho frío.