El 23 de junio de 2003 se produjo una de las mayores sorpresas de la historia de la Copa Confederaciones: la clasificación para semifinales de Turquía. Y lo hizo a costa, nada menos, que de Brasil.