El defensor brasileño Lucio acudió al rescate de su país en la final de la Copa FIFA Confederaciones 2009 con un cabezazo que hizo pedazos las ilusiones estadounidenses.