Cuando estaba a punto de batir el récord de partidos invictos, España cayó ante Estados Unidos en las semifinales de la Copa FIFA Confederaciones Sudáfrica 2009.