Actualmente hay 13 puentes levadizos en la capital del norte de Rusia. Cada noche, durante la época del año propicia para la navegación, diez de ellos se elevan siguiendo un calendario fijo, y otros tres pueden abrirse previa solicitud. La ciudad tiene siete puentes levadizos más, aunque en los últimos años no se han utilizado. En total, en San Petersburgo se encuentran unos 800 puentes de distinto tipo.