Alemania anotó 15 goles en la Copa FIFA Confederaciones 2005 para convertirse en la selección anfitriona más goleadora de la historia del torneo. La Mannschaft terminaría la competición en tercera posición, tras ganar 4-3 a México en la final de consolación.