Recordamos las emociones de un partido para el recuerdo: la victoria alemana sobre Australia 4-3 en la Copa FIFA Confederaciones 2005.