Zambia movió con rapidez y calidad la pelota en las cercanías del área iraní y Enock Mwepu puso la guinda a la jugada con un disparo seco y bien ajustado al palo.