El del centrocampista camerunés no fue un gol de potencia, sino de precisión. Le bastó con un solo toque sutil para levantar la pelota por encima del arquero y mandarla a la red.