El delantero recibió la pelota de Quaresma cerca del medio campo, y emprendió una veloz cabalgada en solitario que culminó a la perfección, ya en el área, con un potente remate cruzado.